Su captura fue catalogada el miércoles como una de las operaciones más importantes realizadas por la Policía. Tan importante que la Fiscalía, la Policía y el Ministerio del Interior se refirieron a este caso.

Y el hecho radica en que el Gobierno cree haber dado un golpe a una estructura criminal. En una serie de allanamientos en Guayas, Manabí y Santa Elena, detuvo a siete personas con $ 6′455.537 en efectivo, joyas, relojes, armas y lingotes de oro.

Uno de esos aprehendidos en los operativos es Leandro Antonio N. T., quien, según la Fiscalía de Ecuador, era requerido por la justicia peruana por tráfico de drogas. Según la entidad, él logró evadirla fingiendo su muerte para extinguir la acción penal, con lo que logró que se levantaran las órdenes de captura en su contra.

La Fiscalía indicó que esa persona detenida está presuntamente involucrada en lavado de activos en el país. Este jueves, en una audiencia, se iban a formular cargos contra Leandro N. y seis personas más, investigadas por presunto lavado de activos.

Publicidad

El nombre del ecuatoriano Leandro N. aparece en el sistema judicial peruano. En el 2020 se pedía acceder a la solicitud de extradición activa formulada por la Segunda Sala Penal Liquidadora Permanente de la Corte Superior de Justicia del Callao para ser procesado por la presunta comisión del delito de tráfico ilícito de drogas agravado, en agravio del Estado peruano.

Policía encontró $ 10 millones en oro sólido, joyas, relojes y dinero en efectivo, durante un operativo en Guayaquil

Dentro del proceso por lavado de activos que se ha abierto en contra de Leandro N. en Ecuador se encuentran involucradas seis empresas. Parte de esas compañías están presididas o gerenciadas por el detenido; fueron creadas entre el 2015 y 2021, según registros de la Superintendencia de Compañías.

Las actividades de esas compañías están registradas para publicidad y estudios de mercado, construcción de edificios, cultivos, venta de productos de perfumería y otros rubros.

El proceso ha recaído en la Unidad Judicial del Sur de Guayaquil, con competencia en delitos flagrantes.

Publicidad

También él está involucrado en otro proceso de tráfico ilícito de armas en una unidad de Samborondón.

Años atrás estuvo vinculado con otras causas. En el 2018 estuvo involucrado en un caso por tráfico ilícito de sustancias que se ventiló en un juzgado de El Oro. También registra procesos por robo y tenencia ilegal de armas.

Decomisan lingotes de oro en operativo por supuesto lavado de activos; capturado había fingido su muerte para extinguir acción penal

En el 2019 se conoció que Leandro N. había sido herido en un sector de la ciudadela Samanes, en el norte de Guayaquil, mientras miraba un partido de fútbol. Ya para ese año se hablaba de que tenía problemas con la justicia peruana y hasta que tenía una alerta de Interpol.

A Leandro N. se le venía siguiendo el rastro por sus movimientos. En el Servicio de Rentas Internas no registraba movimientos de pagos de impuesto a la renta desde el 2008, pero a partir del 2012 comenzó a cancelar importantes sumas. En el año fiscal 2020 canceló $ 50.394 por ese impuesto y $ 1.115,25 por salida de divisas. La parte societaria también llama la atención por el número de firmas que manejaba y la diversificación de las actividades económicas.

Publicidad

La policía de Antinarcóticos seguía la pista a las operaciones de Leandro y los nexos que tenía con ciertos grupos como Los Choneros. Se conoce que Leandro tenía vínculos con Jorge Zambrano, alias Rasquiña, el líder de ese grupo asesinado en Manta.

Prisión preventiva

Pasadas las 16:00 y finalizada la audiencia, la Fiscalía informó que el juez dictó prisión preventiva para Leandro Antonio N. T., su pareja Lina R. Z, y sus hermanos, Israel N. T. y Johanna N. T. Para los otros tres detenidos se emitió boleta de excarcelación.

En la audiencia de formulación de cargos, la fiscal del caso expuso que la investigación de esta causa nació por una denuncia reservada que llegó a su conocimiento en octubre de 2021.

Dentro de esta investigación se presume la existencia de una empresa dedicada al lavado de activos, actividades en las que estarían involucrados los procesados.

Entre los elementos de convicción expuestos en la audiencia se incluyeron informes de la Unidad de Análisis Financiero (UAFE), del Servicio de Rentas Internas (SRI), documentación remitida por el Registro de la Propiedad, además el avalúo catastral de los bienes de los procesados.(I)