Preocupados se encuentran los habitantes de la parroquia rural San Juan Nuevo, perteneciente al cantón Puebloviejo, en la provincia de Los Ríos, luego de la detección de dos explosivos abandonados por sujetos desconocidos, la mañana del jueves 15 de abril.

El material explosivo fue destruido en el mismo lugar, uno se encontraba en los exteriores de una vivienda y el otro en una zanja cercana a una propiedad privada.

Personal de la Policía especializado en este tipo artefactos realizó la detonación, una vez que llegó al sitio para constatar la alerta que fue realizada por personal del Cuerpo de Bomberos de la ciudad.

Joel Escobar, capitán de la entidad bomberil del cantón Puebloviejo, informó que con esta alerta ya contabilizan dos llamados similares que han atendido durante esta semana.

Publicidad

La primera alerta de explosivos se originó el pasado martes 13 de abril en el centro de la parroquia San Juan, cerca de una hacienda, y el segundo este jueves 15 de abril, pero creo que son ya cuatro las alertas similares en este cantón. La Policía es la que investiga la presencia de los explosivos, nosotros como organismo de rescate hemos estado atentos a los llamados para evitar que las personas se acerquen y así evitar alguna tragedia”, refirió el bombero.

Durante la intervención de la Policía en el sitio, varios habitantes de la localidad querían conocer detalles de los explosivos, pero por temor a represalias evitaron dar declaraciones a la prensa.

El fiscal de turno de esa jurisdicción, Federico Estrella, manifestó que los artefactos fueron destruidos, ya que estaban activados y no se podían trasladar a otro sitio. Además, explicó que elementos del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) colaboraron en las tareas en el lugar.

“Como Fiscalía se trabaja en las investigaciones sobre la aparición de estos explosivos para conocer su origen y a los participantes de estos actos, hechos no muy comunes en esta zona, pero que al parecer se trataría de algún tipo de amedrentamiento, desconocemos todavía para qué causas y hacia quién iban dirigidos”, dijo el fiscal.

Pasadas las 13:00 de ese mismo jueves, en una vivienda ubicada entre la avenida Fermín Chávez y calle Manuel Felipe Serrano de ese cantón fluminense, la Policía Judicial del Distrito Puebloviejo-Urdaneta informó sobre la detención de tres ciudadanos, dos mujeres y un hombre, sospechosos de la colocación de estos explosivos.

El mayor Fabricio Calderón, jefe del Distrito Puebloviejo, subrogante, dijo que en el allanamiento la Policía también decomisó dos armas de fuego calibre 38, cinco cartuchos calibre 16, una gorra de policía, dos teléfonos celulares y una motocicleta que servía como medio de transporte de los acusados.

Los detenidos fueron identificados como Cruz Raquel M. C., de 42 años; Yuleisy Mayerli B. M., de 21; y Byron Josué B. M., de 25. (I)