El pasado 13 de septiembre con el uso de drones se lanzaron varios explosivos a los techos de los pabellones 5 y 6 del área de máxima seguridad de la Penitenciaría del Litoral para atacar a la banda Los Choneros. Se presume que el ataque fue planeado por Los Lobos y este jueves finalmente se descubrió el escondite desde donde supuestamente operaban estos equipos tecnológicos.

En la vivienda de una urbanización privada ubicada en la vía a Daule, a unos cinco kilómetros del complejo penitenciario de Guayaquil, se hallaron tres drones, uno de ellos capaz de cargar hasta 20 kilos.

Además, en las habitaciones de la casa y en el patio se descubrió un arsenal, que pertenecería supuestamente a Los Lobos. Los agentes de la Dirección General de Inteligencia encontraron 52 tacos de dinamita, 2 pistolas calibre 9 milímetros, 1.003 cartuchos calibre 2,23, 200 cartuchos calibre 38, 50 cápsulas detonantes, mecha lenta y un vehículo. Algunos artículos estaban enterrados en el patio de la vivienda.

Publicidad

Al menos 52 tacos de dinamita de origen peruano fueron hallados en una casa de la vía a Daule. Foto: El Universo

En la casa se detuvo a Christian Javier Ch. V., conocido como Gatillo, y Daira Milenka A. V., indicó la Policía. Ambos habían llegado a alquilar ese inmueble hace varios meses, según las diligencias de la institución. Gatillo había salido de prisión hace cuatro meses y pertenecería, junto con su esposa, a la organización delictiva.

La Policía presume que estos equipos de transporte aéreo servían para labores de vigilancia (a las bandas enemigas) e incluso para abastecer a internos de uno de los reclusorios de Guayaquil.

“Este armamento iba a ser ingresado, a través de drones, a la cárcel”, señaló la entidad en redes sociales.

La comandante general de la Policía Nacional, Tannya Varela, señaló que los drones encontrados son similares a los usados en las explosiones reportadas en septiembre pasado.

Un agente de Inteligencia detalló a este Diario que los tacos de dinamita hallados en la casa son de origen peruano, que son explosivos normalmente usados para actividades mineras y que, de haber una explosión, el alcance de cada uno de los 52 tacos es de 950 metros, en un espacio abierto.

“Si son viejos los tacos de dinamita el material se vuelve más inestable. Si se registraba una explosión, se llevaba algunas cuadras”, comentó el agente.

Pareja detenida por tenencia de armas y explosivos. Supuestamente, con drones, los ingresaban a la cárcel de Guayaquil. Foto: cortesía

Alias Gatillo y su pareja fueron trasladados hasta la Fiscalía del Cuartel Modelo, donde la noche de este jueves se les realizaría la audiencia de flagrancia. La Fiscalía los procesará por los artículos 360 y 361 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) por tenencia y porte de armas y por tenencia de municiones y explosivos no autorizados.

Publicidad

Aprehensión de servidor del SNAI

Además del allanamiento en esa urbanización, la Dirección General de Inteligencia también llegó a una vivienda en la cooperativa San Francisco, frente a la Penitenciaría, donde se arrestó a tres sospechosos de ingresar objetos prohibidos a las cárceles.

Se detuvo a Jefferson Jackson E. B.; Leonardo Antonio M. C., alias Choco; y Rafael Alexander O. G., de nacionalidad venezolana.

Alias Choco es funcionario del Servicio Nacional de Atención a Privados de la Libertad (SNAI), según la Policía. Contra él hubo una denuncia reservada meses atrás y comenzó a investigarse cómo acopiaba armas de fuego para ingresarlas al centro de rehabilitación.

La Policía dijo que el funcionario sería colaborador de una de las organizaciones que operan en la cárcel, no se especificó cuál, pero sí se descartó que haya recibido amenazas.

En esa casa se encontraron 2 pistolas y 33 cartuchos, artículos que supuestamente iban a ser ingresados a la cárcel pese al estado de excepción en el sistema carcelario declarado por el presidente Guillermo Lasso semanas atrás, debido a la masacre registrada en el Penitenciaría que dejó un total de 120 reos asesinados y más de 80 heridos. (I)