Un ataque dirigido a los cabecillas de Los Choneros se registró la madrugada de este lunes en la sección de máxima seguridad de la cárcel Regional de Guayaquil, ubicada a pocos metros de la Penitenciaría del Litoral, en el kilómetro 18 de la vía a Daule.

Al menos tres explosiones se dieron en menos de una hora luego que varios drones invadieran el perímetro del centro carcelario, donde están recluidos los más peligrosos privados de libertad del país.

Se presume que el ataque iba dirigido a alias Junior y alias Fito, quienes tras la muerte de alias J. L. o Rasquiña en diciembre del 2020, tomaron el control de la organización delictiva Los Choneros, que estaría ligada al cartel de Sinaloa.

Pero, ¿quién organizó el ataque?

Publicidad

Contrario a lo que ocurría años atrás, la banda de Los Lagartos no estaría involucrada en el ataque, así lo contaron varias fuentes, que presumen que el atentado con explosivos viene de la banda de Los Tiguerones, una organización que nació cuando murió J. L., pues muchos choneros se apartaron por no estar de acuerdo con las decisiones de Fito y Junior.

Ahora los desertores de Los Choneros tienen su propia organización, que en los últimos 18 meses ha ganado poder, al punto de que habrían logrado aliarse con otro cartel mexicano, el denominado Nueva Generación.

Por ahí vendría la disputa, indican varias fuentes consultadas por EL UNIVERSO.

El cartel Nueva Generación busca controlar más terreno en Ecuador para la salida de grandes cantidades de droga, por eso intenta eliminar a los cabecillas de la banda contraria que trabaja en una sociedad con el cartel de Sinaloa.

¿Cómo ocurrió el ataque?

Desde las 03:00 de este lunes se registraron al menos tres detonaciones que se escucharon en las urbanizaciones ubicadas al otro lado del río Daule. En la vía a Daule y en la autopista Narcisa de Jesús los residentes dijeron que incluso pensaron que se trataba de un sismo, pues indicaron que “vibraron los vidrios de las ventanas y salieron lanchas por el río”.

Publicidad

Desde urbanizaciones al otro lado del río Daule, donde es posible observar la parte posterior de la cárcel Regional de Guayaquil, se sintieron las explosiones producto de ataques con drones. Foto: Carlos Barros

Según testigos, sobre el área de máxima seguridad de ese reclusorio (pabellones 5 y 6) sobrevolaron vehículos aéreos no tripulados (drones) a los que les colgaban objetos. El personal encargado de la prisión también reportó la presencia de los objetos voladores que coincidió con las explosiones.

Se conoció que una de las detonaciones más fuertes se dio cuando uno de los drones se estrelló contra el techado de la Regional.

El Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) aseguró que el centro carcelario fue atacado con drones desde el exterior, provocando daños en el techo del predio. “El ataque estaría dirigido a los cabecillas de las bandas. Es grave, estamos en medio de una guerra entre carteles internacionales”, señaló la entidad en redes sociales.

Agentes realizaron un levantamiento de vestigios de los artefactos que se observaron en la madrugada. No obstante, la Policía no dio más detalles, solo se conoció que tras la invasión del espacio aéreo, varios reos armados habrían subido a los techos de la Regional para disparar a los drones y tratar de neutralizar el ataque.

Se registró daños en los techos de los pabellones 5 y 6 de la cárcel Regional. Foto: cortesía

Jorge Haz, director del centro penitenciario, expresó que estos aparatos voladores presuntamente usarían un tipo de tecnología que no fue detectada por los inhibidores que hay en el centro carcelario.

El funcionario confirmó que no hubo heridos por el incidente. Tampoco se reportaron fugas.

Fausto Cobo, director del SNAI, mencionó que lo grave de la situación es que aparecen estos nuevos mecanismos de ataques desde el exterior y que eso es una amenaza que hay que tratar de neutralizar.

“La única forma es tecnología antidrones, que es muy cara y que, además, no se puede adquirir e instalar de la noche a la mañana”, expresó Cobo, quien añadió que lo que ocurre en las calles de Guayaquil es un reflejo de la disputa que también se vive en los centros carcelarios.

Sistema carcelario declarado en emergencia

Semanas atrás, el presidente Guillermo Lasso declaró el estado de emergencia en el sistema carcelario luego de un saldo de 22 privados de la libertad fallecidos, en reyertas sangrientas ocurridas en los reclusorios de Guayas y Cotopaxi.

“Quiero decirles que se equivocan si creen que este gobierno va a actuar con la misma tibieza que los anteriores. Se equivocan si creen que nos va a temblar la mano. Les quiero decir que todos ustedes serán derrotados. Vamos a usar todo el poder de la ley para imponer el Estado de derecho y garantizar la paz y los derechos humanos en los centros carcelarios del Ecuador”, dijo el presidente en Latacunga cuando anunció la decisión y presentó a Fausto Cobo como director de la SNAI.

Control en el acceso al Centro de Privación de Libertad Zonal 8, en la vía a Daule. Foto: Ronald Cedeño

Desde la declaratoria de emergencia se han realizado varios allanamientos en los centros carcelarios y se ha detectado armamento a punto de ser ingresado a los pabellones, incluso se detuvo a un militar la semana pasada que intentó meter municiones, armas y droga a la cárcel de Cotopaxi.

Tras los controles más exhaustivos, ahora las organizaciones delictivas se las ingenian para ingresar objetos prohibidos, incluso para perpetrar ataques en pabellones controlados por bandas enemigas.

Intervención para hacer mejoras tecnológicas en La Roca

Fausto Cobo anunció semanas atrás que se iba a intervenir las cárceles para realizar mejoras tecnológicas que les permitan un mayor control de los reos.

Estas mejoras empezaron con la cárcel de máxima seguridad denominada La Roca, la cual hasta hace una semana estaba ocupada exclusivamente por Los Choneros, quienes fueron trasladados a otras secciones por quince días hasta que culminen los arreglos.

Se presume que Los Tiguerones aprovecharon este traslado momentáneo para realizar el ataque a los líderes de la banda enemiga.

Se espera que la próxima semana retornen a La Roca los privados de libertad.

“Vamos a cambiar las varillas, vamos a fortalecer el tema de la tecnología para abrir y cerrar las celdas de una manera automática, para que no tengan la vulnerabilidad las personas cuando se acercan a abrir o cerrar cada una de las celdas, vamos a poner tecnología para el ingreso y salida de personas en este centro penitenciario”, dijo Cobo el 3 de septiembre, cuando varios medios hicieron un recorrido por La Roca y constataron que en cada celda había dibujos, grafitis y gráficos relacionados a Los Choneros, sus líderes y su hegemonía frente a otras organizaciones. (I)