Un Comité de Seguridad Ciudadana Provincial se dio este martes en la Gobernación del Guayas para supervisar que se cumplan los compromisos adquiridos semanas atrás cuando se declaró la emergencia en la Zona 8 debido al creciente numero de muertes violentas por la lucha de bandas involucradas en el tráfico de drogas.

Entre el viernes y el domingo se registraron nueve casos en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón) y en la Subzona Guayas (otros cantones de Guayas) cuatro casos más. En total, fueron 13 asesinatos los reportados en Guayas este fin de semana, en una provincia que a la fecha lleva 618 asesinatos. En la Zona 8 van 453 casos, mientras que en la Subzona Guayas son 165.

El gobernador Pablo Arosemena lideró el encuentro este martes. Ahí varias instituciones estatales expusieron cifras y discutieron de casos alarmantes que deberán ser revisados por los representantes de la Fiscalía del Guayas y la Judicatura.

Otro de los temas abordados fue sobre la crisis que atraviesan los centros penitenciarios, por lo que esta semana sostendrá reuniones con el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) para viabilizar soluciones concretas. En la cita estuvo el nuevo director de la Penitenciaría, Enrique Cañar.

Finalmente, ante la gran cantidad de casos de violencia intrafamiliar, el gobernador Arosemena recalcó la importancia de crear una mesa de protección de menores en la que se incluya al Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y entidades de control para que los casos de vulneración de los derechos de los menores no queden en la impunidad.

“No es posible que el hogar, que debe ser el lugar más seguro para nuestra niñez, sea en muchos casos el lugar donde viven una verdadera pesadilla”, mencionó Arosemena a propósito del caso de dos hermanos que han sido quemados y víctimas de abusos sexuales en Naranjal. En ese caso no hay detenidos. A la madrastra de los niños le dieron medidas cautelares y al padre no se lo procesó, pese a haber sido detenido por la Policía. Uno de los niños se encuentra en estado crítico. (I)