Fue otro fin de semana en el que hubo varias muertes violentas en Ecuador. La mayoría de estas, al estilo sicariato. Y aunque hay operativos e intervenciones en algunas zonas, los crímenes no cesan. Incluso, los asesinos no tienen temor de disparar en medio de civiles o de afectar a inocentes que están o pasan junto a sus blancos.

Solo en la Zona 8, que abarca a Guayaquil, Samborondón y Durán, se registraron 8 muertes violentas por sicariato en menos de 30 horas. En ciudades de El Oro y en Sucumbíos hubo también otros casos.

Rosa Antonia Vélez, de 75 años, murió tras recibir dos disparos en el pecho cuando varios sicarios llegaron a su casa para matar a un grupo de jóvenes que estaban parados en su portal.

Ocurrió a las 22:30 del sábado 19 en el sector conocido como La Ladrillera, noroeste de Guayaquil.

Publicidad

La hija de la víctima contó que los jóvenes, entre quienes estaba el nieto de la adulta mayor, conversaban mientras pasaban por ahí dos motos sospechosas.

Vieron rondar a las motos dos veces y por ello quisieron entrar al cerramiento de la vivienda, porque pensaron que les iban a robar, contó un testigo.

Pero los sicarios se bajaron y empezaron a disparar. El nieto de Rosa Antonia logró refugiarse en la vivienda y cerró la puerta de la casa. Sin embargo, los gatilleros entraron al cerramiento y le dispararon a la adulta mayor, que había abierto la puerta de un departamento independiente al oír los tiros en el exterior.

El nieto de la fallecida recibió también dos impactos de bala. Tras la curación de sus heridas en el hospital, fue dado de alta médica.

Foto: El Universo

Durante el ataque a bala también falleció otro de los hombres que estaban en el portal. Lo identificaron como Marcos Delgado.

Y el otro hombre resultó con una herida en el hombro, de la cual se recupera, se indicó.

Publicidad

Solo en el interior de la casa de la adulta mayor se levantaron al menos cinco casquillos. En las puertas de madera quedaron varios orificios de bala.

“Cuando ya pasó el susto, salí a ver a mi madre y la encontré agachada contra el mueble; estaba de rodillas y pensé que estaba rezando. Cuando la quise levantar, vi el charco de sangre”, explicó entre lágrimas la hija de la fallecida, quien cuenta que con ayuda de los policías subieron a su madre a un patrullero, pero al llegar al hospital ya no tenía signos vitales.

Este fin de semana se registraron otras muertes en Durán, en el bloque 10 de Bastión Popular, en Monte Sinaí y en Siete Lagos. Además, en la Penitenciaría del Litoral, un reo apareció ahorcado.

En el bloque 10 de Bastión Popular, cerca de la medianoche de este sábado, se registró una nueva muerte violenta. Un sujeto identificado como Félix Ponce fue interceptado por hombres que llegaron en moto cuando se dirigía a una fiesta y le dispararon en diez ocasiones, lo que causó su muerte.

Foto: El Universo

En la cooperativa La Carolina, también en el noroeste, hubo otro asesinato. Tres jóvenes parados en una esquina fueron baleados por hombres en moto. Abraham Guerrero murió y sus amigos resultaron heridos. Se levantaron 17 indicios balísticos.

En una gallera de Durán la mañana del domingo se registró otro asesinato. Cerca de las 06:00, en la coop. Héctor Cobos fue asesinada con tres disparos Ruth Solís.

La madrugada del sábado en el sur de la ciudad fue asesinado Fernando Domínguez, de 21 años. Él murió al llegar al hospital Guayaquil, mientras que sus vecinos, identificados como Luis A. y Christian G., se encuentran hospitalizados. Los tres jóvenes estaban parados en una esquina cuando llegaron hombres armados que les dispararon quince veces.

Otro crimen en Durán se dio la tarde de este domingo 19. En la segunda etapa de El Recreo fue baleado a las 16:00 el conductor de un auto gris que circulaba por una de las calles principales. En el parabrisas del vehículo habían siete orificios de bala.

Sicariato en la 2da etapa de El Recreo, en Durán. Foto: cortesía

A esto se suma una tentativa de asesinato también en Durán, cuando sujetos intentaron matar a alias Llorón. Le dispararon frente a decenas de moradores que se encontraban jugando bingo en la calle.

Pero no fue la única tentativa de asesinato. En la avenida de las Américas, Ángel G. resultó con una herida de bala en un intento de sicariato, la noche del sábado.

Además, en la cooperativa Horizontes del Fortín dispararon contra un carro en el que estaban cinco hombres. En la escena se levantaron más de 39 indicios balísticos. Algunos impactos quedaron en el capó, en la puerta posterior derecha y en el motor. Pese a la cantidad de disparos, la Policía no confirmó ninguna muerte.

Contando las de este fin de semana, ha habido al menos 450 muertes violentas en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón) en lo que va del año 2021. Estos crímenes, en su mayoría y según la Policía Nacional, estarían relacionados con el tráfico de drogas, y no paran pese a los operativos por la emergencia declarada en dicha zona hace casi dos semanas.

Pero no solo en esta zona se dieron crímenes. En Puerto Bolívar, sicarios abrieron fuego contra sus víctimas en un local que funcionaba como discoteca. Tres personas murieron y siete resultaron heridas.

Los fallecidos fueron identificados como Peter Carrillo Mera, Leonardo Salinas Vera y Paúl Segura Ronquillo; este último registra un proceso por asesinato, indicó el coronel Bismark Mantilla, jefe de la Policía Distrito Machala.

“Al parecer (los sicarios) venían siguiendo la pista a uno de los fallecidos y aprovecharon el momento cuando ingresaban a la discoteca. Encontramos vainas percutidas de grueso calibre y de 9 milímetros”, dijo Mantilla.

Según versiones de las personas que se encontraban dentro del local, fueron cuatro los sujetos que habrían llegado con varias armas y abrieron fuego de inmediato.

En Sucumbíos, a la salida de Nueva Loja, en el sector del puente del río Aguarico, se dio otro crimen este fin de semana. Clixto Sacón fue asesinado mientras se movilizaba en su auto. Dos personas que iban en una motocicleta le dispararon por ocho ocasiones. El hombre perdió la vida al instante y su acompañante, un adolescente de 16 años, quedó herido. (I)