Más de cien mototaxistas que trabajan en zonas populares de Guayaquil llegaron hasta los exteriores del Municipio local la tarde de este jueves, 23 de junio, para pedir a la alcaldesa que regule su situación y se les permita seguir trabajando en sus sectores de cara a la aplicación de la ordenanza que prohíbe la circulación de dos personas en una moto las 24 horas del día.

La restricción fue aprobada hace dos semanas por la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) para incrementar el control y reducir la violencia, pues los delitos se cometen en su mayoría a bordo de motocicletas.

Según el Ministerio de Gobierno, el 60 % de los delitos en Guayaquil los cometen personas en moto. Este jueves, en sesión de Concejo, se dieron detalles de cómo se aplicará el control en la urbe porteña.

Por esto, el gremio de mototaxistas llegó al Municipio y una delegación de 20 personas subió al Salón de la Ciudad.

Publicidad

”Cómo van a combatir la delincuencia mandando a más gente a la desocupación. La preocupación es que nos dejen sin el sustento diario”, comentó Deyton Ross, representante del gremio de mototaxistas, antes de subir a la sesión de Concejo del Municipio.

Al Municipio de Guayaquil llegaron unos 100 mototaxistas para pedir que su trabajo sea regulado ante la prohibición de circulación de dos personas en una moto. FOTO Jorge Guzmán  Foto: El Universo

Ross fue con la intención de tomar la palabra y explicar la situación de su gremio a los concejales, pero esto no fue permitido hasta que presentara una certificación.

Él comentó que son más de 5.000 motorizados los que brindan el servicio de transporte solo en el noroeste de Guayaquil.

De hecho, solo en la Asociación Unión y Progreso hay 500 socios.

Publicidad

Los miembros del gremio explicaron que cobran $ 0,50 por trasladar a una persona a bordo de su moto, que usan chalecos con identificación o chompas reflectivas y se estacionan en las calles secundarias para tomar pasajeros.

Se los puede ver en la avenida Casuarina, en la coop. Sergio Toral, en la vía a Daule, en Flor de Bastión, en la coop. San Francisco y en Voluntad de Dios. Estos son algunos sectores donde ya no entran líneas de buses y los moradores deben caminar entre las calles de tierra.

”Atrás nuestro se mueve la economía del vulcanizador, del mecánico, de la gasolinera y repuestos que compramos”, dijo Ross.

Los mototaxistas aseguraron que en promedio generan diez o hasta veinte dólares en un buen día, lo que les permite mantener sus hogares.

Publicidad

Atrás de cada uno hay una familia de cinco en promedio, según Aníbal Solórzano, quien explicó que hasta para recolectar basura le piden ser bachiller, y él no obtuvo ese título.

Ross, por su parte, aseguró que todos los socios estarían con sus motos al día y con licencias vigentes. Incluso explicaron que hay mujeres que laboran de esta forma para mantener sus hogares; lo hacen sobre todo en las noches, pues a partir de las 19:00 ya rige desde hace más de tres años la prohibición de dos hombres en moto durante las noches.

Juana Chávez es una de las mujeres que conducen. Ella dijo que no tiene miedo de salir a “mototaxear”, pues ya conoce a sus clientes, que son vecinos habituales, y que cada una conoce bien su sector.

“En cada agrupación hay cinco o seis mujeres que salen en las noches, porque ya sus parejas no pueden y hay niños que alimentar”, sostuvo Chávez. (I)