La posibilidad de que representantes de las Iglesias católica y evangélica participen en el diálogo para buscar una solución a la crisis carcelaria, a propósito de las matanzas suscitadas este año, es una opción que será considerada por el Gobierno.

El tema surgió en una entrevista en la que el periodista Carlos Vera, de TC Televisión, consultó al presidente de la República, Guillermo Lasso, sobre la alternativa de que grupos religiosos intervengan en la situación.

Vera dijo que los jefes de las mafias tendrían la intención de apaciguar la violencia en las cárceles y preguntó a Lasso si estaría dispuesto a considerar un proceso de pacificación con la Iglesia como intermediaria, a lo cual el presidente respondió afirmativamente.

Lasso manifestó que estaría de acuerdo en la vía del diálogo, con la participación de la Iglesia católica y de grupos evangélicos. Sin embargo, enfatizó que “el Estado ecuatoriano no puede permitir ser sometido” por los jefes del crimen.

El presidente atribuyó la responsabilidad del problema de tráfico y consumo de drogas en el país a anteriores Administraciones. Manifestó que el Gobierno de Rafael Correa entregó deliberadamente territorios de Manabí y Santa Elena al narcotráfico”. (I)