Dos detonaciones alteraron el sueño de vecinos de sectores de Guayaquil. Artefactos explosivos fueron lanzados contra inmuebles en Los Esteros y en Sauces.

El primer hecho se dio a las 00:30 de este martes en la manzana 8 de Los Esteros, en el sur de Guayaquil. Contra una licorería que abrió hace tres semanas, sujetos en moto lanzaron un artefacto de fabricación artesanal, cuya explosión alarmó a los vecinos.

El subteniente Edwin Gallegos, del distrito Esteros, informó que el viernes 13 de mayo, a las 20:40, en el mismo negocio se dio un intento de asesinato.

El dueño del establecimiento recibió tres tiros y está en el hospital del Guasmo sur, bajo pronóstico reservado. Desde entonces, la licorería ha permanecido cerrada.

Publicidad

Detonan artefacto en casa de sector de Pascuales, segunda explosión en cinco días en Guayaquil

Dos horas después de la alerta en Los Esteros, al ECU911 se informó de una nueva detonación en la manzana 489 de Sauces 8. Una vivienda resultó afectada por la explosión.

La dueña de la casa informó que un hombre había lanzado un artefacto por la ventana y que la detonación causó daños en la sala y el incendio de las cortinas, sin embargo, no hubo personas afectadas.

Las alertas por explosivos se han duplicado este año en Guayaquil, Durán y Samborondón; el GIR ha atendido 44 eventos

En los últimos quince días se han reportado varias explosiones en Guayaquil. El 3 de mayo, sospechosos lanzaron granadas contra una vivienda y un carro en el plan municipal Mi Lote.

Cinco días después, un artefacto explosivo afectó un inmueble del distrito Pascuales, ocurrió en la manzana 811 de Bastión sur, zona que es parte de la intervención policial y militar para controlar la ola de violencia.

Publicidad

En lo que va del año, las alertas por bombas se han incrementado en Guayaquil, según cifras policiales.

Hasta fines de abril, en la Zona 8 (Guayaquil, Samborondón y Durán) ya se contabilizan 44 procedimientos con explosivos; de estos, 12 han sido específicos en la destrucción de artefactos que han sido plantados en lugares públicos o viviendas y que no han entrado en detonación. (I)