Ecuador vuelve a tener una jornada sangrienta en sus cárceles. El escenario ha sido la cárcel de Santo Domingo de los Tsáchilas.

El presidente Guillermo Lasso había confirmado durante la mañana que producto del amotinamiento reportado la madrugada de este lunes 9 de mayo había 20 reos muertos. No obstante, con el paso de las horas, la cifra se fue elevando. La Fiscalía contaba 44 muertos hasta las 17:00.

Hubo además 13 personas heridas, muchas de ellas graves. Se recapturó a 112 reos y 108 escaparon.

En esa cárcel hay unos 1.700 presos cuando su capacidad es de 1.100.

Publicidad

Quién es Freddy Anchundia y el motivo por el que juez de Guayaquil le permitió traslado a Santo Domingo, sitio de nueva masacre

El ministro del Interior, Patricio Carrillo, indicó que casi todos los asesinatos fueron hechos con arma blanca, la mayoría de cuerpos fueron expuestos en pabellones y celdas y luego se usaron armas de fuego con la intención de fugarse.

El mandatario indicó que esta nueva revuelta es consecuencia de “la violencia entre bandas”.

“Mi más sentido pésame a los familiares y seres queridos de los fallecidos en el amotinamiento en la cárcel de Sto. Domingo. Este es un lamentable resultado de la violencia entre bandas. El ministro del Interior @CarrilloRosero está a cargo de los operativos para recuperar la paz”, posteó en Twitter.

Carrillo agregó que se realiza el conteo de los reos y se ha dispuesto a la Policía y en coordinación con Fuerzas Armadas que las carreteras que unen al cantón y la provincia como Santo Domingo-Alóag, a la Concordia, al Carmen, a Patricia Pilar, por las Mercedes, están custodiadas para recapturar a quienes lograron huir.

Publicidad

Las bandas delictivas Los Lobos y un fraccionamiento de ellos, los R7, serían responsables del nuevo amotinamiento carcelario. Los incidentes se produjeron a las 02:30.

“Hay que revisar creería yo el mecanismo de acumulación de penas, hay que revisar creo yo también este mecanismo de beneficios penitenciarios, negándoles a todos aquellos que participan en estos actos criminales”, dijo Carillo, en una rueda de prensa desde el ECU911 de Santo Domingo de los Tsáchilas.

Un familiar de un recluso reacciona mientras mira un teléfono móvil afuera de la prisión de Santo Domingo de los Tsáchilas. AFP Foto: AFP

Al conocerse de las muertes, decenas de familiares de los reos se aglomeraron en los exteriores del penal para poder conocer detalles.

La desesperación crecía debido a que durante la mañana circularon crueles imágenes de reos asesinados en pasillos. Las gráficas eran tan despiadadas como las que se vieron en otras masacres en Guayaquil y Cuenca.

Publicidad

Desesperación y angustia entre familiares de internos de cárcel de Santo Domingo por muertos y heridos en amotinamiento

El nuevo comandante policial Fausto Salinas indicó que la riña estaba ligada al traslado de un reo de la cárcel La Roca de Guayaquil a Santo Domingo. “La presencia de esa persona genera una pugna”, dijo.

Ese recluso es alias Anchundia, quien estaba en la cárcel de Turi y fue uno de los cabecillas que provocaron amotinamiento en abril pasado. Él obtuvo un habeas corpus para ser trasladado.

De acuerdo a Salinas se logró el control de todos los pabellones.

En un requisa en la cárcel de Santo Domingo encontraron 4 armas de fuego tipo fusil, tres pistolas, un revolver, cuatro granadas, munición y alimentadoras.

Publicidad

Se han levantado tres cercos en las ciudades, al ingreso y salida de la provincia e inmediato al centro penitenciario.

Equipos de criminalística, mencionó, se han desplazado para realizar el levantamiento de los cadáveres.

Alrededor de 350 policías y 200 efectivos de Fuerzas Armadas están destinados para mantener el control.

Expresó que se aplicará un sistema para darle celeridad en las autopsias de los fallecidos y atender a los familiares.

Revocan ‘habeas corpus’ a favor de alias Júnior, uno de los líderes de Los Choneros; deberá seguir en la cárcel Regional de Guayaquil

Pablo Ramírez, director del Servicio Nacional de Atención a Privados de la Libertad (SNAI), mencionó que continuamente se realizan acciones para evitar que objetos prohibidos ingresen a los centros de rehabilitación y que existe un proyecto de inversión de $30 millones para incorporar tecnología y equipamiento.

Carrillo añadió que había 25 agentes penitenciarios que estaban de servicio para los 1.700 presos y anunció que la primera semana de junio habrá un proceso de capacitación de 1.400 agentes.

Acerca de una supuesta alerta hecha al ECU911 de que se estaba planificando el amotinamiento, el secretario de Estado respondió que la Policía Nacional tenía “comprensión” más que indicios reales de que el detenido que fue trasladado de la cárcel La Roca a Santo Domingo de los Tsáchilas podía generar un conflicto entre organizaciones delictivas.

“Esa, si puede llamarse alerta sí se conocía, esa alerta estaba pendiente y a eso obedece que al menos se tiene una capacidad de respuesta”, expresó Carillo.

Esta es la segunda masacre que ocurre en los últimos dos meses. En abril pasado, otros 20 reclusos fueron asesinados en la cárcel de Turi. En ese momento, la Policía lo ligó con una disputa entre bandas. (I)