“El señor secretario Wilmer P. Y. filtró la información de carácter reservado e inclusive puso al descubierto al agente de Policía que estaba de incógnito. Hago un llamado a la autoridad competente @PresidentaCJ que se investigue el proceder del funcionario”, así denunció en redes sociales la familia de Lisbeth Baquerizo que una nueva fuga de información habría impedido que la Policía capture al esposo de la mujer de 30 años que en diciembre pasado fue asesinada en una casa de Puerto Azul.

El pasado jueves al mediodía era el sorteo público para conocer qué jueces integrarían el tribunal que juzgará el crimen; eso por pedido de María del Carmen Maldonado, presidenta del Consejo de la Judicatura.

El sorteo se dio en el Complejo Judicial Florida Norte y minutos después, a las 12:30, el secretario judicial hoy señalado bajó con documentos y llamó a un policía encubierto que estaba apartado para entregarle supuestamente el oficio dirigido a la Interpol para la localización y captura de Luis H., el esposo de la víctima y principal sospechoso del crimen. También se entregó la boleta de encarcelación.

“El amigo aquí es de la Policía, vamos a hacer la entrega de la boleta de encarcelamiento para que procedan a la captura del señor, me parece que ya lo tienen ubicado, comunicado por la misma Policía”, dice el secretario Wilmer P. Y. frente a los abogados y familiares de ambas partes.

Publicidad

Todo quedó grabado en videos que fueron subidos por la familia a una cuenta de Twitter creada para informar sobre los avances del polémico caso. En la cinta se ve a una impresionada Virginia Muñoz, la madre de Lisbeth, quien estaba sentada y toma la mano de su abogada, pues asegura que la información la tomó desprevenida.

Hoy la madre de la fallecida cuenta que mientras el policía revisaba el documento, los abogados de Luis H. se apartaron, realizaron llamadas telefónicas e inmediatamente salieron del edificio.

Al mismo tiempo, el policía y la abogada de Baquerizo notaron que en el documento dirigido a la Interpol no constaba el nombre de Luis H., sino el de Richard Anzoátegui, el formolizador que se declaró culpable de fraude procesal (encubrir el crimen), pagó su condena de 5 meses y ya está en libertad.

“Es un error del juez”, justificó el secretario antes de retirarse con los papeles para hacer la corrección.

Virginia Muñoz menciona que se demoraron casi 30 minutos en rehacer el documento y que el policía supuestamente lo esperaba para enviarlo por WhatsApp a sus colegas que habían localizado al presunto asesino de su hija.

El abogado Silvio Enríquez junto a Virginia Muñoz y Mario Baquerizo, los padres de Lisbeth. Foto: José Beltrán

Aunque la Policía aún no se ha pronunciado por este caso, la madre de Lisbeth señala que por la demora su yerno volvió a escapar, pues, según ella, fue advertido por los presentes en el Complejo Judicial Florida Norte.

Publicidad

“Nada me va a devolver a mi hija, pero tengo la fe de que la justicia, así sea a la fuerza, me lo va a entregar (a Luis H.)”, dijo la madre al salir de la dependencia judicial.

Luis H. está prófugo desde el 29 de diciembre. Ese día tomó un vuelo a Colombia. Una hora después de su vuelo se emitió la orden de detención.

No es la primera vez que ocurre una filtración de información en este caso. En enero pasado una funcionaria de la Fiscalía habría advertido a la familia procesada y ellos huyeron minutos antes de que llegaran los policías a allanar la casa y detenerlos.

El jueves 19 de agosto se dará una audiencia en la Corte Provincial, en la que los familiares de Luis H. procesados por fraude procesal solicitan que les cambien la medida de prisión preventiva. Todos están prófugos de la justicia.

Los jueces que revisarán este caso son Vanesa Vera Pinto, Rocío Álvarez y Fernando Lalama.

La familia de Lisbeth planea realizar una nueva protesta este lunes para exigir justicia. También analizan si denunciar al funcionario judicial por la filtración de la información ocurrida esta semana. (I)