En dos vehículos, un taxi y un auto blanco Kia Sportage, se movilizaban al menos cinco personas que participaron en el asesinato de una mujer peruana que se encontraba hospitalizada en una clínica del norte de Guayaquil, cerca de las 06:00 de este miércoles 5 de mayo.

En cámaras de seguridad del nosocomio quedaron grabadas las acciones de los asesinos que luego de amenazar al guardia de seguridad accedieron hasta el segundo piso del hospital, donde conocieron que se habría encontrado un ciudadano, que estuvo en la clínica hasta el último martes 4. Ese sujeto que había sido herido de bala en la parroquia Posorja, el 20 de abril pasado, habría sido el objetivo de los asesinos, según las primeras diligencias policiales.

En los videos, dos de los antisociales accedieron a la segunda planta del sanatorio, ubicada en la ciudadela Kennedy Vieja. Uno de tez morena, cubierto con mascarilla y chompa, iba cargado con un fusil y otro sujeto vestido de uniforme policial con otra arma que no se ha logrado identificar. A ambos se los observa caminando por los pasillos del sanatorio antes de abrir fuego contra “un blanco equivocado”, en este caso, la mujer de nacionalidad peruana, contó Fernando Vaca, jefe policial del Distrito 9 de Octubre.

El tema sí causa alarma, la Policía Nacional con sus ejes de inteligencia e investigativo ya estaba detrás de estas organizaciones, estamos atrás de estas organizaciones; se tiene conocimiento que operan, detrás de esto está lamentablemente el narcotráfico, tenemos que decirlo, esto ya creo que es un secreto a voces en donde la sociedad requiere un cambio radical de la legislación, del marco jurídico, para que la Policía Nacional y los operadores de justicia les permitan aplicar el máximo rigor de la ley para minimizar estos niveles de violencia...”, señaló el jefe policial.

Horas después del crimen, al percatarse de la presencia policial, dos sujetos abandonaron el vehículo Kia Sportage en las calles Camilo Destruge y Babahoyo, sur de Guayaquil, y luego huyeron en un bus de transporte público.

Luego de los respectivas diligencias, en el automotor se levantaron varias evidencias. El jefe del Distrito 9 de Octubre indicó que se encontraron dos armas largas (fusiles de asalto), 170 municiones calibre 223, 9 municiones calibre .40, tres celulares, tres alimentadoras de fusil, una pistola Glock y una gorra de uso policial.

Vaca dijo que el auto abandonado no se encuentra reportado como robado y descartó el hallazgo de otra arma que se habría sustraído al guarda de seguridad de la clínica. (I)