CUENCA

Una mujer, cuyo cadáver fue encontrado en las aguas del río Tomebamba en las primeras horas de este jueves, murió producto de agresiones en la cabeza y no por ahogamiento, así revelaron familiares al conocer el resultado de la autopsia.

Por ahora, el caso sigue en investigaciones. El exconviviente de la mujer fue detenido para las indagaciones.

La víctima fue identificada como María Rosario Quituisaca Tenecota, de 38 años de edad. Trabajaba realizando quehaceres domésticos en Cuenca, pero residía en la comunidad La Paz, de la parroquia rural Ludo, perteneciente al cantón azuayo Sígsig. Dejó cinco hijos en la orfandad, el mayor de 20 y el más pequeño de 4 años de edad.

Publicidad

Los familiares se enteraron de la muerte por las noticias y se corrieron la voz para reencontrarse en los exteriores del Centro Forense. En ese sitio confirmaron que su allegada era la difunta y se quedaron allí hasta conocer los resultados del examen médico legal. Alrededor de las 18:30 su cuñada, María Chillogalli, corroboró que el deceso ocurrió “por golpes en la cabeza, nada más”.

Relató que a las 17:00 del miércoles salió de su trabajo y que en el trayecto su expareja le llamó al teléfono celular pidiéndole que se encontrara con él y a partir de ese momento no contestó el dispositivo tecnológico.

Chillogalli contó que su sobrina ya vivía un ambiente de violencia doméstica y cansada del maltrato impuso acciones legales en contra del hombre y hasta sacó una boleta de auxilio. Estaban separados desde hace tres meses.

La madre de la víctima, María Tenecota, estaba desconsolada por la partida inesperada de su hija última que en su comunidad vivía de la ganadería y de la medicina ancestral. Junto con su esposo, ambos adultos mayores, quedaron desamparados económicamente, pues era ella quien los ayudaba. “Esto no puede quedar así”, aseveró la agobiada mujer.

Publicidad

Tanto en el levantamiento del cadáver como en las investigaciones posteriores participaron agentes de la Policía Nacional y la Fiscalía Provincial.

Se conoció que el exconviviente de María Rosario Quituisaca fue retenido para ser investigado y determinar si tuvo o no participación en el hecho. Hasta las 19:00 de este jueves no hubo un pronunciamiento oficial por parte de las autoridades.

Los restos de la mujer fueron llevados en una carroza fúnebre para la posterior velación y sepultura en su lugar natal de Sígsig. (I)