Los hechos violentos, muchos de los cuales desencadenan en asesinatos, no cesan en Guayaquil durante la segunda semana de una intervención policial y militar que abarca también a Durán, localidad vecina, y que apunta a controlar los crímenes en ambas ciudades.

Dos muertes violentas se reportaron entre el mediodía y tarde de este miércoles 15 en el Puerto Principal y con ello el número de asesinatos en la zona 8 (integrada también por Durán y Samborondón) ascendió a 442.

En una de las calles del bloque 10 de Bastión Popular, un joven fue acribillado al estilo sicariato antes del mediodía de este 15 de septiembre.

Al menos once indicios balísticos encontraron agentes de unidades especiales de la Policía en la escena del crimen. Se presume que el móvil del crimen sería la disputa por microtráfico de droga en la zona.

Publicidad

Esta tarde, otra muerte violenta se reportó en las calles Amarilis Fuentes y Francisco Segura, en el barrio del Seguro, sur de la urbe. Ahí, una persona que estaba en una camioneta se sumó a las víctimas de la ola de violencia que vive la ciudad.

Equipos policiales realizaron el levantamiento del cuerpo de la víctima, al pie de la puerta del chofer del vehículo.

En ambos puntos, uniformados iniciaron las investigaciones con la toma de testimonios de vecinos y revisión de cámaras de seguridad, para lograr identificar a los responsables de los crímenes. Según agentes, un total de 35 indicios balísticos se recogieron en la escena.

La víctima no registraba antecedentes penales, se indicó.

Casos del martes

La tarde del martes pasado, otros dos casos se reportaron en el norte y sur de la ciudad

En el primer caso, el cuerpo de un hombre quedó tendido en el ingreso a su domicilio en uno de los callejones de la ciudadela Los Vergeles, en el norte, luego de ser atacado por sujetos que se movilizaban en una motocicleta.

Mientras tanto, en las riberas del estero salado, cerca de la cooperativa Santiaguito Roldós, en el sector del Guasmo, sur de la urbe, se encontró el cadáver de un ciudadano. El cuerpo estaba maniatado y tenía heridas causadas con armas blanca y de fuego. (I)