Ibarra

Un operativo de rutina efectuado por miembros de la Brigada de Infantería Andes en coordinación con inteligencia militar permitió la aprehensión de material explosivo en Otavalo, provincia de Imbabura.

El destino de estas cargas es investigado por las autoridades correspondientes ya que son usadas por la minería ilegal para la explotación irregular de oro en las canteras. El material generalmente va hacia los grupos al margen de la ley que delinquen en Colombia.

En el interior de cartones fueron hallados 38 tacos de dinamita, 2 metros de mecha lenta con seis cargas utilizadas para activar el explosivo.

Durante la acción fueron detenidos dos ciudadanos de nacionalidad venezolana, que fueron entregados a las autoridades policiales y judiciales para los trámites de ley.

Los dos extranjeros se movilizaban con las cajas por unas de las vías de este cantón. Según las primeras indagaciones, ellos iban a abordar un bus de transporte interprovincial para trasladarse hacia la fronteriza ciudad de Tulcán, desde donde pretendían ingresar a Colombia por pasos no autorizados.

Agentes de inteligencia indicaron que varios extranjeros, especialmente migrantes que ingresan al país en condiciones precarias, estarían siendo reclutados y utilizados como “mulas” para el transporte de este tipo de materiales prohibidos a cambio de dinero.

Aprehenden a dos sospechosos por la muerte de un empresario de Quevedo; otras dos muertes violentas se registraron en las últimas horas en Los Ríos

Samer Pulles, comandante del Grupo de Caballería Yaguachi, asentado en Ibarra, comentó que en caso de explotar estos petardos la onda expansiva podría causar daños y efectos en un perímetro de 100 metros a la redonda.

El oficial manifestó que las Fuerzas Armadas se mantendrán ejecutando operativos en zonas fronterizas para controlar el traslado ilegal de material explosivo y el cometimiento de otros delitos. (I)