Cuando allanaron la casa de Gerardo T., la Policía encontró computadoras, celulares y memorias llenas de imágenes y videos de niños, niñas y adolescentes siendo abusados sexualmente.

El ciudadano de 23 años fue condenado a diez años de cárcel por ser encontrado como culpable por el delito de vender pornografía infantil.

En allanamiento detienen a varios policías que presuntamente comercializaban combustible de manera ilegal

Hace aproximadamente un año, el ahora sentenciado fue detenido en el sector de Las Casas, esto gracias al trabajo de la Oficina de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Publicidad

Los investigadores extranjeros y nacionales pudieron comprobar que Gerardo había logrado descargar los videos, para luego almacenarlos y venderlos a otras personas.

La Fiscalía presentó el contenido de las investigaciones del organismo extranjero, los testimonios de los agentes nacionales y la gran colección del material pornográfico infantil que fue previamente analizado.

El delito de comercialización de pornografía con utilización de niñas, niños o adolescentes está descrito en el artículo 104 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) y se sanciona con una pena privativa de libertad de diez a trece años. (I)