De las personas privadas de libertad que llegaron este viernes al centro penitenciario de Bahía de Caráquez 25 son de mediana seguridad (trasladados por los disturbios ocurridos en cuatro cárceles) y 29 son reos de Galápagos, que están siendo procesados por otros delitos.

Así lo detalló Benito Argüello Ramos, jefe policial del distrito Sucre-San Vicente.

La situación generó un clima de preocupación en la ciudadanía local y en los reos que pagan su condena en ese centro carcelario.

SNAI desmiente noticia de disturbios en centro de privación de libertad de Azuay

Publicidad

La policía resguarda el centro de privación de libertad de Bahía de Caráquez. Está a la disposición un helicóptero para dar seguridad al centro.

La mañana de este sábado, un representante de los presos dialogó con Adriana Cisneros, directora del centro de rehabilitación social de Bahía de Caráquez, y el jefe de la Policía. Allí se dio a conocer la preocupación sobre la situación actual de la cárcel en cuanto a la falta de ciertos servicios básicos.

También se indicó cuál sería la situación y ubicación de los presidiarios trasladados hasta este centro, luego de los sucesos conocidos a nivel nacional.

La directora de la cárcel dijo que los 25 presos que llegaron de Guayaquil no presentan antecedentes de haber participado en los últimos actos violentos ocurridos en otras cárceles del país. Se descartó que haya hacinamientos, pues hay en total 296 reos.

Adriana Cisneros, directora del centro, manifestó que hasta el momento no se reportó ningún tipo de amotinamiento en el CRS Bahía de Caráquez y que durante la charla con los reos se dieron a conocer las disposiciones del Servicio Nacional de Atención Integral de Personas Adultas Privadas de la Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI).

El jefe policial destacó que cuentan con un número de uniformados tanto en el eje preventivo como en el de intervención, para mantener el perímetro externo controlado y, en caso de ser necesario, la presencia de grupos tácticos y militares para restablecer el orden en el interior del centro, dijo.

Pocos familiares se observaron afuera del centro. Estuvieron preocupados con estos traslados y esperan que las autoridades sepan controlar el orden interno y que mantengan informados a los familiares del estado de salud de sus allegados.

Las autoridades no dieron fecha de cuánto tiempo estarían los 54 presos en este centro. (I)