Un listado de los bienes muebles e inmuebles, así como acciones de empresas, con los cuales los hermanos Roberto y William Isaías habrían cubierto sus eventuales obligaciones con el Estado por el traspaso del Filanbanco a la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD), consta en los juicios de insolvencia que esta última institución les siguió para cobrar una cuenta de $ 1.088 millones.

Una parte corresponde a los que entregaron cuando el banco pasó a la AGD, en diciembre de 1998, y otra a los que les fueron incautados en julio del 2018, también por esa entidad, para cobrar un supuesto hueco patrimonial por $ 661 millones revelado por una auditoría de la empresa Deloitte & Touche.

La AGD les planteó, en el 2012, un juicio coactivo por una presunta deuda de $ 477 millones; los exdueños del Filanbanco no aceptaron la existencia de aquella y alegaron que, en caso de haberla, ya la habían pagado de sobra con sus bienes. Luego, ese mismo año, la AGD presentó una reliquidación y señaló que la deuda ascendía a $ 1.088 millones.

En el 2014, la institución planteó juicios de insolvencia a los exbanqueros. Dentro del proceso contra William Isaías, el Síndico de Quiebra elaboró un inventario de los bienes (entregados e incautados). Sus activos, concluyó, ascendían a $ 1.451′602.682,12, y siendo mayores que su supuesta deuda con la AGD, se archivó el proceso en octubre del 2018. Lo mismo ocurrió con el de Roberto Isaías.

Publicidad

Y es en esa cifra, más otras costas judiciales y honorarios profesionales, en que se fundamentan los exbanqueros para calcular el monto de la reparación de $ 2.000 millones que piden en una reciente demanda contra cuatro instituciones: el Banco Central del Ecuador, Secretaría Técnica de Gestión Inmobiliaria del Sector Público más conocida como Inmobiliar, la Superintendencia de Bancos y la Procuraduría General del Estado.

Los bienes que constan en el fallo de William Isaías son los siguientes:

  • Terrenos de la urbanización Las Orquídeas, valorados en $ 69′935.735,87.
  • Bienes inmuebles varios, por $ 30′451.424,90.
  • Centro comercial Puntilla Mall, valorado en $ 25′110.737,40.
El centro comercial Puntilla Mall, en sector La Puntilla, fue uno de los bienes que los Isaías entregaron en diciembre de 1998 cuando el Filanbanco pasó a la AGD. Foto Archivo
  • Inmuebles en Quito, Ambato y Manabí por $ 34′106.055,08. En este punto, el BCE impugnó la valoración, pero el juez la aceptó pues no había otros documentos que permitan valorar de forma distinta dichos bienes.
  • Obras de arte, valoradas en $ 32′407.958,00.
En más de $ 30 millones fueron avaluadas las obras de arte entregadas por los Isaías en diciembre de 1998 en el informe que consta en los juicios de insolvencia. Foto de Archivo
  • Acciones de Multicom, en $ 2′580.221,13.
  • Compañías Organización Radial C. A. y Radio Bolívar se valoraron en $ 1′525.926,01.
  • Compañía Rocafuerte Seguros S. A. se valoró en $ 8′524.481,81.
  • $ 40′361.550,47 por las compañías EICA y otras.
  • $ 3′400.836,00 por la compañía Maxigraf S. A.
  • La petrolera Petromanabí, en $ 34′400.000,00.
  • $ 33′643.877,02, por la valoración de las acciones no vendidas del Consorcio Azucarero Ecuatoriano.
  • Respecto al terreno y al edificio del hotel Ramada, los hermanos Isaías presentaron una valoración de $ 6′106.472,81, pero el juez indicó en principio que no existía documentación que avale la incautación de estos. Sin embargo, el Banco Central afirmó que sí se habían incautado las acciones y negocios del Hotel Ramada Cadena Hotelera Hotelca C. A., por lo que debía considerarse el valor de dicha incautación, que era de $ 850.000,00,
  • $ 69′032.990,90 de las acciones no vendidas de Cadena Ecuatoriana de Televisión C. A. (TC Televisión) y otras.
TC Televisión es la única compañía de medios incautados a los Isaías que está activa. Foto de Archivo Foto: El Universo
  • Son $ 20′012.456,88 por la valoración de las acciones de la Compañía de Televisión del Pacífico Teledos S. A. (Gamavisión).
  • Bienes incautados que ya habían sido vendidos por el Estado: $ 332′733.795,70.
  • Ajuste de provisiones en Filanbanco al pasar a manos de la AGD: $ 23′700.000,00. El juez indicó en este punto que los valores de las provisiones entregados el 2 de diciembre de 1998 ascendían a $ 151′000.000,00, “hecho documentalmente probado en Junta (de Acreedores) y que no pudo ser desvirtuado por la parte actora (el Banco Central); ahora bien, efectivamente el Banco Central ha afirmado que fue la Junta Bancaria y la Superintendencia de Bancos y Seguros las que determinaron que debía disminuirse la provisión en $ 127′300.000,00 del hueco patrimonial del Banco Filanbanco, pero no pudo demostrar ni determinar dónde se encontraba la diferencia de la provisión entregada por el banco en 1998 y la disminución de la provisión realizada en el 2009, por lo tanto, habiéndose demostrado que efectivamente el valor menor está contenido en el valor mayor, lo cual es, desde todo punto de vista lógico, pero no así el destino de la diferencia, debe entenderse que se encuentra todavía en los activos del Banco Filanbanco”.
  • $ 380.066,00 de la empresa Piscícola San Andrés.
  • $ 20′896.401,20 por empresas incautadas no incluidas en el informe del Estado, aunque este reconoció que existían.
  • $ 3′269.880,78 por bienes inmuebles vendidos del grupo EICA.
  • $ 14′135.681,03 por bienes inmuebles no considerados. La parte actora reconoció la existencia de aquellos pero no su avalúo.
  • $ 17′603.264,54 de bienes inmuebles no considerados.
  • $ 3′418.026,21 de más bienes inmuebles no considerados.
  • $ 1′063.100,00 de otros bienes inmuebles no considerados.
  • Cartera del llamado “vuelto” (cartera vinculada): $ 34′830.390,41, respecto a la cartera del vuelto, este también fue un tema de largo análisis en la Junta celebrada, donde la propia especialista del Banco Central confirmó que existía cartera vinculada o del vuelto,
  • $ 477′358.000,00 constante en el auto de pago de la AGD.
  • $ 92.636.375,04 auto de pago que motivó el juicio de insolvencia. Ambos rubros, según el juez, corresponden a “créditos de terceros que fueron cobrados por la incautación, pero siguen estando a favor del Filanbanco y por tanto deben aparecer como acreencias”.
  • A la compañía Cayman International Exploration Company (que también fue incautada) se le retuvieron $ 23′233.449,74 que recibió como parte de una indemnización del Estado ecuatoriano por $ 217 millones a las empresas que operaban el bloque 18 (campo Palo Azul), y a las que se les terminó unilateralmente el contrato. Entre ellas, Petrobras, Teikoku y Petromanabí (a esta última le correspondía un 12 %).

Hace dos semanas, este Diario pidió al Banco Central y a Inmobiliar información actualizada sobre la situación de los bienes incautados a los hermanos Isaías, que son parte del Fideicomiso AGD-CFN No más Impunidad, pero todavía no hay respuesta. (I)