El 26 de octubre de 2020 se firmaba en Madrid, España, la llamada Carta de Madrid, cuyo contenido afirma pretender defender la libertad y la democracia en la zona iberoamericana en contra de los regímenes totalitarios de inspiración comunista y socialista, poniendo al Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla dentro de las iniciativas que marcan esta dirección ideológica.

En su momento se habló de esta porque contenía la firma de personalidades de la política de la región, especialmente de Venezuela y Argentina, pero ahora el tema ha caído en Ecuador, donde miembros del partido español VOX (derecha y para varios de extrema derecha) y la fundación Disenso -dirigida por miembros del partido-, promotores de la iniciativa, visitaron el país en el marco del ascenso de Guillermo Lasso a la presidencia y se reunieron con algunas personas del ámbito político.

El domingo se hizo público que figuras de la política local se adhirieron, entre ellos el exvicepresidente Otto Sonnenholzner, el exgobernador del Guayas, Pedro Duart, y el excandidato presidencial Pedro Freile (terminó cuarto en la primera vuelta de febrero). En redes sociales se pudo observar a gente criticando o apoyando esta acción.

Sonnenholzner cuenta que mientras estuvieron en Ecuador, los fundadores de la iniciativa se le acercaron y le presentaron el documento, que ratifica muchas de las cosas que cree y que públicamente las ha manifestado: “rechazo a un modelo (socialista y comunista) que desgraciadamente lo único que ha hecho es destruir a muchos países. La segunda unir esfuerzos por defender el estado de derecho, el imperio de la ley, la libertad de expresión, la propiedad privada, entre otros valores fundamentales”.

Publicidad

Asegura que no es una adhesión a ningún partido político y rechaza posiciones radicales como la xenofobia, homofobia, racismo, autoritarismo, comunismo y fascismo.

“La Carta de Madrid no es una declaración ideológica... (es) el rechazo al avance de un modelo perverso. Comprendo que les moleste el mensajero (en referencia a quienes crearon la iniciativa), pero creo que la mayoría compartimos el mensaje y eso es lo más importante. Entiendo y respeto a quienes consideran que algunos de los proponentes de la carta representan posiciones ideológicas que ni ellos ni yo compartimos, pero en ningún momento esto es una manifestación de respaldo a esos comportamientos. Hay personas firmantes de todas las vertientes políticas de diferentes países de la región”, afirma el exvicepresidente, quien añade que es importante hacer otras iniciativas similares, incluyendo una ecuatoriana.

En tanto, Freile dijo que es un proceso de varios meses de contacto, no solo por los fundadores sino con varias personas y organizaciones políticas de otros países.

“No lo firmamos en el acto original, pero era nuestra intención (él personalmente y su Movimiento Amigo). Para nosotros este es un suceso muy importante y tenía que haber sucedido hace tiempo”, dijo Freile, quien agrega que está en contra del estado centrista creado por la Constitución de Montecristi, porque afirma que está ideologizada y no sirve a una nación sino a un proceso político que es “parte de un consenso internacional (de izquierda)”, que justamente es lo que se quiere enfrentar.

Freile indica que sin denostar a nadie su intención es debatir ideas y que esto es algo que luego se traducirá en el Foro de Bruselas, para adquirir una forma más organizada para competir con las máquinas electorales del llamado socialismo del siglo XXI de una manera más eficaz trabajando con otras organizaciones en las cosas que tienen en común.

“En unas cosas (para algunos de los firmantes de la carta) se nos considera muy progres (hace referencia a cosas como su defensa del derecho al aborto en caso de violación) y en esas nos vamos a mantener siempre... hay que entender que esto es un foro, no un coro, un espacio para encontrar las cosas que nos unen y para promover aquellas que pueden diferenciarnos. El Foro Madrid (del que nació la carta) está integrado por personas que tenemos posiciones políticas y respecto de temas puntuales de interés social muy distintas”, según Freile.

Publicidad

En tanto, el analista político Oswaldo Moreno, dijo que no se puede ver con buenos ojos esta iniciativa por quienes la crean, ya que afirma que está demostrado que VOX es un partido de extrema derecha, relacionado con el fascismo y el franquismo.

“Me llama la atención que políticos ecuatorianos descendientes de migrantes respalden un postulado emanado desde una organización que básicamente es racista, xenofoba y antiinmigrante... es sorprendente en un país donde solo hay mestizos. Yo creo que los que se sumaron lo hicieron por la novelería de tener likes y quiero pensar que no leyeron lo que estaban firmando, tal vez hay que hacerse responsables y asumir su adhesión a estas ideas retrógradas y reaccionarias”, dice Moreno, quien espera que estos movimientos no prosperen porque lo ve peligroso, especialmente para evitar la aparición de la extrema derecha en Ecuador.

Respecto a que se menciona como algo contrario al Foro de Sao Paulo y al Grupo de Puebla, Moreno dice que “estos ya han sido gobierno y han tenido políticas que han sido criticadas como atentados a la libertad de expresión, pero no están catalogados como extrema izquierda por especialistas, obviamente la gente pueden hacer las apreciaciones o precisiones que quieran y adherirse al movimiento que quieran, pero esto podría ser una respuesta (a ellos), que podría ser válida en democracia, pero sí hay que informar sobre quiénes son los señores de VOX”.

Duart también mencionó en su cuenta de Twitter algo parecido a lo de Sonnenholzner: “Rechazo posturas radicales como xenofobia, homofobia, racismo, autoritarismo, comunismo y fascismo. Promuevo a diario la igualdad, la solidaridad y equidad, impulsando acciones sociales. Lo importante es resolver los problemas de los ciudadanos con acciones y no con ideologías.”

Añadió luego de que es un respaldo a la institucionalidad y a la separación en independencia de poderes del Estado.

De acuerdo con La Gaceta de la Iberoesfera, medio de la fundación Disenso, el ministro de Defensa de Ecuador, Fernando Donoso, apoyaba también la Carta de Madrid. Sin embargo, Donoso aprovechó un encuentro con la prensa este lunes para aclarar que no es parte del “Foro de Madrid”.

“El 24 de mayo que hubo el relevo, alguien me dijo, cuando estábamos en el convento de San Francisco, en la noche, que un par de señores españoles quería conversar conmigo y habían sido los dos delegados del Foro que estaban invitados o presentes en la reunión esa noche, quisieron tomarse una foto conmigo, se tomaron una foto simplemente”, afirmó Donoso.

Entre los firmantes del documento también constan políticos ecuatorianos como los asambleístas Esteban Torres y Henry Kronfle, el activista Fernando Balda. (I)