Luego de trece días de protestas en medio del paro nacional convocado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), el vicepresidente Alfredo Borrero realizó su primera aparición pública. Lo hizo este 25 de junio. Recorrió los puntos de control establecidos en las inmediaciones del Palacio de Carondelet, en Quito. Aprovechó para reconocer y agradecer el rol de la fuerza pública para “proteger la democracia y el bienestar ciudadano”.

Además entregó, a nombre del presidente Guillermo Lasso,1.500 kits alimenticios para los servidores públicos. “La única manera de construir la democracia es estar abiertos al diálogo, a pesar de tener posturas diferentes, pero encontrando el camino para derribar las barreras”, dijo Borrero. “El Ecuador quiere paz”, añadió al recordar que el Gobierno está abierto para llegar a consensos que permitan recuperar la tranquilidad del país.

Jaime Nebot rompe el silencio con un tuit sin palabras; Alfredo Borrero también desmiente reuniones

Borrero solo había utilizado sus cuentas en redes sociales para hablar sobre la situación que atraviesa el país, pero no se lo había visto en un acto público. Solo se lo había visto en fotos conversando con Lasso o integrando las reuniones con ministros en estos días de protestas.

Asimismo, a través de la cuenta de Twitter de la Vicepresidencia, desmintió una supuesta reunión con el máximo líder del Partido Social Cristiano, Jaime Nebot, para que él asuma el poder ante una posible salida de Lasso. Nebot también negó este supuesto encuentro, rumor que fue difundido por Amauri Chamarro, asesor político vinculado con el correísmo.

En el acto en el que participó Borrero estuvo el general de distrito Freddy Goyes, quien afirmó: “El respaldo de las autoridades fortalece a los miembros de la institución en estos días tan difíciles. Nuestra función es mantener el orden y la seguridad ciudadana, velar por los derechos y la democracia del país con el fin de que haya una libre movilidad”. (I)