El presidente Guillermo Lasso llegó al poder con la promesa de ampliar la Red de Protección Social ya existente en Ecuador para los grupos poblacionales vulnerables.

En entrevista con Diario EL UNIVERSO, Mae Montaño, ministra de Inclusión Económica y Social, explica cómo se logrará este objetivo, aunque prefiere no hablar de montos requeridos aún, hasta que tengan el financiamiento.

Continuidad de los bonos o transferencias ya existentes, implementación de los programas Ecuador sin hambre y Bono Prospera transitorio, y tratamiento de la Desnutrición Crónica Infantil (DCI) como un plan autónomo son las primeras iniciativas en análisis para su implementación.

El Gobierno anterior dejó abiertos varios bonos permanentes y temporales por la pandemia de la COVID-19. ¿El actual Gobierno los va a eliminar o a mantener?

Publicidad

Los bonos que son líneas permanentes del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) van a continuar: Bono de Desarrollo Humano que tiene algunas variables, para personas con discapacidad, cuidadoras, adultos mayores, Mis Mejores Años, para niños en orfandad por femicidio de sus madres. Los bonos por la pandemia ya concluyeron, fueron específicos, temporales y los beneficiarios lo sabían.

La pandemia no disminuyó la pobreza, al contrario, nos ha dejado aproximadamente 1,4 millones de nuevos pobres en el país, por tanto, en esas circunstancias, en el análisis que se ha hecho no solamente que se tiene que extender esta red de apoyo y menos pensar en eliminar, no es el momento.

¿Existe el financiamiento para cubrirlos?

Su financiamiento está cubierto para este año, así que no tenemos inconvenientes en hacerlo. Nos entregaron un hueco financiero, lo hemos cubierto y resuelto, eran cerca de $ 300 millones. Conseguimos el compromiso del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

¿Cómo extender la red de apoyo?

Visto que hay nuevos pobres, entonces, hay que extender la red de protección, de transferencias monetarias, y el análisis es si podemos llegar a 400.000 familias y en cuántas etapas podemos hacerlo con realismo y de acuerdo con el financiamiento. Estamos todavía afinando los temas técnicos de focalización, buscando mecanismos modernos para que la cobertura esté orientada a aquellos que más lo necesitan por su situación de extrema pobreza y a zonas geográficas que están subregistradas (...), posiblemente antes de los cien días tengamos los detalles técnicos.

Publicidad

¿Cuánto invertía el Gobierno anterior en la entrega de los bonos permanentes?

En este momento el presupuesto del MIES, en su gran magnitud, está orientada a transferencias monetarias y es alrededor de $ 1.200 millones.

¿El anunciado Bono Prospera será un nuevo bono o la readaptación de los bonos ya existentes?

Discutiéndolo estamos en el interior del Gobierno, cómo lo veo yo, cómo lo ve mi equipo y cómo lo ve la cooperación internacional, es que en este momento tenemos que actuar en coherencia con la real situación de los ecuatorianos, es decir, si el número de pobres se incrementó después de la pandemia, lo más conveniente, entre comillas, porque eso depende del financiamiento, lo más conveniente, socialmente, es que extendamos la red de apoyo.

¿Cuáles serían las características de este bono?

Es transitorio, a lo mejor no tan temporal como fue el específico de la pandemia (...) tiene que tener un tiempo para llevar adelante el proceso que tiene que hacer el MIES con otras instituciones para llevar a la persona de la pobreza a la verdadera inclusión económica: obtener un empleo adecuado o empezar un emprendimiento, ese va a ser el tiempo de transitoriedad.

¿Cuáles serán los objetivos?

Inyectar liquidez al sistema, a la economía, porque está en decrecimiento (...), estamos analizando cómo se va a inyectar oxígeno a la economía popular y solidaria, porque son las áreas de interés del MIES.

Visto que 2,3 millones de ecuatorianos están en inseguridad alimentaria (...), atamos esta transferencia monetaria a que el valor de este bono sea casi o exclusivamente para obtener alimentos de calidad (...) será presentado a la ciudadanía en el momento en que tengamos el financiamiento, sin financiamiento sería irresponsable presentarlo a la ciudadanía y cuando el presidente lo considere oportuno.

¿Se sabe cuánto dinero podría implicar este bono?

No quiero todavía lanzar cifras porque cuando uno lanza números después no puede salir de ahí, estamos en el momento de determinar detalles técnicos, tecnológicos y de financiamientos y sus fuentes, de acuerdo con el monto, al flujo de caja (...). Tenemos que continuar el trabajo con el equipo de Presidencia, estamos ampliando la conversación a la cooperación internacional, poniendo todos estos elementos, tendremos los detalles del Bono Prospera.

¿Cuántas personas se benefician al momento de la red social?

Hay 1′400.000 beneficiarios de las transferencias monetarias (bonos). De la red que se llama de protección especial, que son niñas y niños, adolescentes, adultos mayores, personas con discapacidad, en situación de movilidad, en situación de calle, a través de nuestros centros de atención directa y de los centros con cooperantes, son 500.000 beneficiarios.

¿Qué pasará con la Misión Las Manuelas, enfocada a las personas con discapacidad?

La atención de adultos mayores, personas con discapacidad, madres gestantes, va a continuar, eso es inamovible, porque son parte de la estructura del MIES. En el tema de Las Manuelas, el MIES debe continuar con ese trabajo y para eso lo que haremos es reestructurar, reforzar y si es posible reorganizar los servicios del MIES, a través de los distritos.

¿Alguna reformulación más que piense hacer en su gestión?

Debemos trabajar por separado la Desnutrición Crónica Infantil (cuidado de la nutrición desde la madre gestante hasta el niño de 3 años) que es un plan integral con muchas organizaciones y una coordinación intersectorial e interinstitucional que va más allá del Gobierno central, a los seccionales, a la comunidad. Nosotros vamos a tomar el tema del hambre que está en una línea separada, orientada, en general, a adultos, niños mayores, jóvenes, un programa que se llama Ecuador sin Hambre que lo liderará el MIES. Ese y el Bono Prospera son los dos proyectos en marcha.

¿En qué consiste Ecuador sin Hambre?

Todas las líneas que permitan entregar alimentos de calidad a las familias en condición de inseguridad alimentaria, lo vamos articulando y lo vamos a ir lanzando eje por eje, en la medida que hagamos los convenios y los acuerdos, con la empresa privada y con la cooperación internacional. (I)