Luis Pachala, quien es secretario de Gestión y Desarrollo de Pueblos y Nacionalidades Indígenas, hace un recuento de las acciones desarrolladas en el primer año de gobierno para atender a los sectores indígenas, que han salido a las calles para protestar contra Guillermo Lasso.

El Gobierno ha enfrentado, en este año, una serie de protestas de sectores sociales, en especial del sector indígena. ¿Qué se ha hecho para atender sus pedidos?

Todos estamos conscientes de que el pueblo indígena, especialmente el de la Sierra, le dio el triunfo al presidente Lasso; siempre en campaña el presidente manifestó que hay que devolver la institucionalidad a los pueblos y nacionalidades. Ni bien se sentó el 24 de mayo tomó la decisión de crear la secretaría, con rango de ministerio, con competencias de planificación y coordinación interministerial e interinstitucional; luego, para aterrizar las políticas públicas, nos da la potestad de ejecución entregando la rectoría en el área... Hacía falta devolver una institucionalidad propia de las comunidades y pueblos, que se cumplió. Ahora, internamente empezamos con $ 13.000 de inversión y 0 de institucionalidad. A estas alturas podemos decir que tenemos $ 117 millones: $ 77 millones para programas de desarrollo integral de los pueblos, que se ha establecido como presupuesto para cuatro años, y $ 40 millones con el Banco Mundial, y se están canalizando otros recursos de cooperación internacional, como becas, capacitaciones… y en cuanto a institucionalidad ha logrado afianzarse en Quito y próximamente se afianzará en diez territorios, para estar cerca de la gente…

¿Y qué proyectos han desarrollado ya con esos recursos?

Publicidad

Como la secretaría no tenía presupuesto ni institucionalidad sólida, hemos trabajado en la otra competencia que tenemos, que es la gestión y coordinación, entonces nos enlazamos con otros ministerios y llevamos $ 26 millones a Chiquicagua (proyecto de riego), $ 2 millones a Guamote (obras viales), $ 3 millones a varias comunidades de Chimborazo (electrificación rural), $ 15 millones a Bolívar (infraestructura educativa)… Hay otras acciones previstas en las provincias que están en el tapete, en especial el riego. Tenemos doce proyectos con el Banco del Estado y trabajamos en fortalecer las cooperativas rurales, con Conafips nos hemos reunido con 30 cooperativas, llevamos $ 300.000… De esta manera, nuestra relación con las comunidades indígenas ha sido más técnica y pragmática… No hemos interferido en los procesos organizativos, conversamos con todos los dirigentes que quieran tener una relación, recibimos a todos…

Pero parece que esto no ha sido suficiente para calmar los ánimos. Ya se están anunciando nuevas movilizaciones…

Primero, hemos trabajado con políticas de puertas abiertas; segundo, tenemos una buena relación de trabajo con la Fenocin, con la Feine…

¿Y con la Conaie no?

Publicidad

Por supuesto, hablamos con las bases.

¿Y con la dirigencia nacional no?

Hemos dado toda la apertura para los diferentes diálogos con la Conaie en Carondelet, ha habido demandas de derechos colectivos… Hemos querido trabajar de manera más pragmática, tratando de no politizar ni partidizar las cosas. En un diálogo se tocan temas políticos, que ya dependen de cada organización o de los dirigentes. Las dirigencias locales quieren obras, en eso nos enfocamos. Es cierto que se han anunciado más movilizaciones, por eso el presidente nos ha ordenado que estemos trabajando permanente en territorio con lo poco o mucho que se tenga. Desde la secretaría, a la dirigencia de la Conaie la invitaremos cuando sea necesario, pero estamos trabajando con las locales también.

Hay grupos de campesinos y montuvios de la Costa que se quejan de que la atención solo se queda en las comunidades de la Sierra. Hablan de que no se los ha ayudado, por ejemplo, en obtener fertilizantes que se han encarecido.

El presupuesto de los $ 77 millones no es para las dirigencias, es para aterrizarlos en los territorios de manera técnica. Por supuesto, estamos conscientes del tema de los fertilizantes. Esas competencias son del Ministerio de Agricultura; sin embargo, al ser quien coordina las acciones a favor de los pueblos indígenas, montuvios y afros, he estado hablando con el ministerio para que los atiendan y reciban. No se puede de la noche a la mañana llegar con la institucionalidad a todos lados, por eso vamos abrir oficinas y unidades técnicas en los territorios. (I)