En un día frío y lluvioso, alfombra roja, luces encendidas y rosas de colores fueron parte del marco decorativo que el gobierno del presidente Lenín Moreno dispuso en el Palacio de Carondelet para recibir, por primera vez como presidente electo, a Guillermo Lasso, su esposa, María de Lourdes Alcívar, y al vicepresidente, Alfredo Borrero, junto con su esposa, Lucía Pazmiño.

Eran las 09:45 y los trabajadores de la Presidencia empezaron a desplegar metro tras metro la enorme alfombra roja que se usa solamente en ocasiones especiales, para recibir a mandatarios de otras naciones, en entrega de credenciales de otros países o saludos protocolarios en general.

La vacunación contra COVID-19 es el tema de mayor interés en el proceso de transición gubernamental

Esto, mientras discretas pero grandes esferas de rosas de colores eran ubicadas en el primero y el segundo piso del Palacio, más de sesenta personas de prensa nacional y extranjera hacían largas filas esperando tomarse la muestra o los resultados de pruebas rápidas, requisito indispensable para poder ingresar a la Presidencia, y un dispositivo de seguridad que incluía canes amaestrados chequeaba bolsas e implementos de los asistentes.

A la reunión, que estaba prevista para las 11:30, Guillermo Lasso llegó con anticipación, mientras en la calle, pese a la lluvia y con paraguas, estaba un grupo de simpatizantes con consignas en apoyo al presidente electo y carteles con frases como “Juntos lo logramos, confiamos en ti” o “Yo creo en un trabajo”.

Publicidad

A las 11:24, Lasso ya realizaba su saludo protocolar en el hall inferior del Palacio. Aunque la bandera siempre es ubicada en el descanso entre el primero y segundo piso, en esta ocasión, la bandera de Ecuador fue bajada por un granadero de Tarqui para que Lasso hiciera la reverencia junto con su esposa, María de Lourdes.

Una vez realizado este saludo, Lasso, que vestía de terno gris, camisa celeste y corbata en tonos claros y se trasladaba con el apoyo de una muleta en la mano derecha, y su esposa, que vestía una chaqueta café, pantalón negro y una bufanda de tela, fueron dirigidos al ascensor para ser recibidos en el segundo piso por Moreno, que vestía de traje azul, camisa blanca y corbata azul, con su esposa, Rocío González, que lucía un terno en falda de color verde.

‘No hay ningún proceso de concesión o entrega (de empresas públicas) en este momento’, señala el secretario de Gabinete de la Presidencia, Jorge Wated

Mientras caminaban por los pasillos de Carondelet, González mostraba parte de la infraestructura del Palacio a Alcívar. La idea es que la esposa de Moreno informe sobre todo lo concerniente al plan Toda una Vida del Gobierno saliente con todos los programas sociales del régimen.

Acto seguido, Borrero, con un traje gris claro, y su esposa, Lucía, con un traje en pantalón de color rojo, subieron por las gradas del Palacio y también fueron recibidos por la vicepresidenta María Alejandra Muñoz, quien usó un vestido negro con filos blancos, y su esposo, con un terno azul y camisa blanca.

Estas dos últimas parejas se trasladaron a la parte posterior de la Presidencia, donde opera la Vicepresidencia, para que la vicepresidenta saliente, la cuarta funcionaria en ocupar ese cargo en este periodo, explique al nuevo vicepresidente los temas que tenía a cargo: desnutrición crónica infantil, facilitación del comercio, niños con enfermedades catastróficas y negociaciones internacionales de vacunas, se dio el detalle de la cantidad de vacunas que se compró a cada farmacéutica, cuyo total asciende a 20′097.155 dosis.

Cerca de media hora antes del ingreso del primero y segundo mandatarios electos, Juan Carlos Holguín, Iván Correa, Heinz Moeller Gilbert y Aparicio Caicedo, que forman parte del equipo de Lasso, ya se encontraban en el Palacio de Carondelet, a la espera del mandatario electo. La reunión rebasó el mediodía y hasta la tarde seguían tanto los presidentes como los equipos analizando información.

Presidente Lenín Moreno dice a Guillermo Lasso que la mesa no queda servida en primera reunión para la transición de Gobierno

En la conversación, el presidente saliente recalcó a Lasso que su gobierno no estaba dejando la mesa servida y lo que se busca con el proceso de transición, con la asesoría del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), es un paso ordenado y transparente de gobierno a gobierno.

En tanto que para Lasso y su equipo, el tema prioritario en la transición es el proceso de vacunación y, en este marco, lograr vacunar a la mayor cantidad de personas en el menor tiempo posible. (I)