“Quiero agradecer a Iván Correa Calderón, jefe de campaña, y miembro de mi equipo durante los últimos ocho años. Quiero agradecer también, porque es justo hacerlo, a Jaime Durán Barba y a Santiago Nieto, quienes me acompañaron en esta segunda vuelta electoral guiando estratégicamente nuestro camino. Muchas gracias”, dijo la noche del domingo 11 de abril Guillermo Lasso al confirmar su victoria en las elecciones presidenciales.

Con esas palabras el candidato de la alianza CREO-PSC, ahora presidente electo, reconoció el buen trabajo realizado de un equipo multidisciplinario, con expertos políticos, especialistas en redes sociales, relaciones públicas y multimedia que transformaron radicalmente la imagen, el discurso y la propuesta de Lasso para el balotaje.

En ese equipo, que también contó con exasesores de Xavier Hervas, se destacó Durán Barba, que también fue vital, en su momento, en la victoria electoral del 2015 de Mauricio Macri, en Argentina, contra el kirchnerismo que llevaba 12 años en el poder. Además, ha sido asesor del exalcalde de Guayaquil Jaime Nebot.

De hecho, los principales medios de comunicación argentinos lo califican como un “gurú electoral”.

Publicidad

Jaime Durán Barba (i) junto a Jaime Nebot en una visita a la Argentina. Foto: Archivo

Durán Barba ayudó a reconstruir el fondo y forma de la candidatura de Lasso, que con su ajustado paso al balotaje y la diferencia de 1,2 millones de votos que le sacaba el correísta Andrés Arauz no tenía un futuro esperanzador.

Según el diario La Nación de Argentina, se cree que Durán Barba estuvo detrás del eslogan, que golpeó con fuerza a su rival, #AndrésNoMientasOtraVez, que se volvió tendencia en redes sociales luego del debate presidencial.

De hecho, el experimentado asesor aseguró que este eslogan no se lo puede considerar “campaña sucia” y fue un “meme drop”, un elemento técnico que no es un insulto y que se define como una broma que no puede tener ni contenidos ideológicos ni agresivos.

Apoyo de Jaime Vargas a Andrés Arauz y el silencio de Jaime Nebot en campaña ayudaron a Guillermo Lasso a ganar en los sitios donde Yaku Pérez tuvo más votación, aseguran analistas

Jaime Durán Barba es un hombre con mucha experiencia en la consultoría política. Ha logrado buenos resultados a nivel internacional y ha opinado sobre mi campaña en segunda vuelta. Es una persona que opina y a quien han escuchado mi equipo de trabajo”, dijo Lasso en una entrevista con un medio digital el pasado 1 de abril.

Dos días después de esas declaraciones, Durán fue entrevistado por la radio argentina La Pizarra. Allí el asesor avizoró que Lasso ganaría las elecciones con un margen de cinco puntos porcentuales, lo que se confirmó el pasado domingo.

Lasso hizo una campaña desastrosa en primera vuelta. Una campaña que lo envejecía. Una campaña de ideas económicas y eso la gente detesta y por eso a Arauz le fue bien”, indicó. De allí que el giro de 180 grados del actual presidente electo lo llevó a la victoria.

Publicidad

También remarcó los errores de la campaña de Arauz y cómo perjudicó, en especial, el temperamento de Rafael Correa, su líder, que no dejó de hacer campaña, pese a que en segunda vuelta el equipo político de UNES decidió desaparecer la imagen del expresidente en sus mensajes de campaña.

La gente no vota por un segundón y Arauz no se pudo despegar de esa imagen”, añadió.

Comparó la situación con la que se dio en las elecciones del 2014 cuando Mauricio Rodas, a quien asesoró también, ganó la alcaldía de Quito frente al candidato del correísmo Augusto Barrera. En esa campaña, según Durán, el apoyo de Correa fue decisivo para la derrota de su postulante.

“A diez días de las votaciones habíamos empatado con Barrera (en intención de voto) y Rafael (Correa) perdió la cabeza y entró a la campaña como loco. Hizo todo lo posible, bajó impuestos municipales que eso él no podía hacer, insultó a Mauricio (Rodas) y lo acusó de ser el máximo líder de la derecha latinoamericana. Atacó de forma tan violenta que nos dio 15 puntos más”, señaló.

Entonces, al irrumpir Correa “violentamente” sobre Arauz, que además es muy joven, lo “aplastó totalmente y lo sacó de la campaña”. “Lo que avanzó Arauz lo estropeó Rafael, y no creo que fue por mala fe sino por su temperamento”.

Otra estrategia eficaz del equipo de campaña de Lasso fue “silenciar” a Jaime Nebot y a todo el Partido Social Cristiano. A diferencia de la primera vuelta, para la campaña del balotaje Nebot no participó en los recorridos del ahora presidente electo.

‘Relación con Lasso estaba rota, pero nos acercamos en segunda vuelta’

En esa misma entrevista, Durán Barba contó que con Guillermo Lasso tuvo una “vieja” amistad que se “rompió” hace unos diez años de “manera desagradable”. “No volvimos a hablar una palabra”. Aunque no dijo qué fue lo que provocó la rencilla.

Sin embargo, luego de la primera vuelta se “sentaron a conversar”. Decidieron realizar una encuesta profunda para saber si Lasso “tenía chance de ganar”. Lo que develó la investigación es que los dos candidatos tenían problemas complicados y, en especial, que Arauz tenía “la sombra de Correa encima”, por lo que se pusieron a trabajar.

Varios factores determinaron la caída de Andrés Arauz entre la primera y segunda vuelta electoral

La primera encuesta electoral que hizo el equipo de campaña, contó Durán, daba un resultado de 42% a 28% a favor de Arauz: “Pero de esa situación a la última encuesta que realizó Informe Confidencial hubo un gran avance y nos dio un 37-37, empate. La distancia se acortó cinco puntos cada diez días. Al menos que pase algo muy imprevisto que afecte a los electores, yo creo que terminará ganando Lasso con cinco puntos”.

Guillermo Lasso, presidente electo de Ecuador. Foto: EFE

El aporte de Durán Barba para derrotar al kirchnerismo

La victoria alcanzada por Guillermo Lasso es comparable con la de Mauricio Macri, en 2015, en Argentina.

De hecho, hay ciertas semejanzas. Lasso venció a la revolución ciudadana en las urnas luego de 14 años en el poder y Macri hizo lo propio luego de 12 años del kirchnerismo.

Los medios de comunicación argentinos indicaron, en ese año, que el aporte de Durán Barba fue decisivo para que ganara Macri.

“El gurú del nuevo poder argentino concibe la política con herramientas de marketing y focus group. Para el asesor estrella de Macri, los símbolos se deben priorizar a la transmisión de un concepto, por lo que recomienda hacer a un lado las palabras que transmiten ideas para aludir a las imágenes que transmiten sentimientos”, indicaba la organización argentina Nuso sobre Durán Barba.

Sin embargo, la toma de decisiones económicas impopulares desgastó el gobierno de Macri al nivel que perdió la reelección contra el kirchnerista Alberto Fernández.

“Hay que aceptar lo que ocurrió”, escribió Jaime Durán Barba en el periódico argentino Perfil sobre la derrota de Macri. Afirmó que todas las encuestas, realizadas por el equipo de Macri, fallaron porque “son parte de la civilización y por el momento no tienen reemplazo”.

Además, en la entrevista con La Pizarra, Durán Barba dijo que la discusión en Argentina está “muy atrasada” y aseguró que tanto el macrismo como el kirchnerismo deben repensar sus proyectos porque si no aparecerá una tercera fuerza que los “barrerá”.

Y cuestionó que la nación argentina esté “todavía discutiendo cosas del siglo XX”: “No digo que Ecuador esté mejor, pero estamos muy atrasados, muy convencidos de que cuando se produjo el big bang, ya estaban las 10 verdades peronistas. No es así, son mucho más recientes”. (I)