Los sobornos en la estatal Seguros Sucre S. A. incluyeron viajes para asistir a los partidos de fútbol de la Premier League (Inglaterra), al torneo de tenis de Wimbledon y al Gran Premio de Mónaco, de la Fórmula 1. Los disfrutaron no solo los altos ejecutivos de la aseguradora, sino también los intermediarios que ayudaron a lavar las coimas, así como sus familiares. Los gastos ascendieron a $ 215.000.

Este monto lo cubrió la empresa británica Jardine Lloyd Thompson Specialty Limited (JLTSL), que a cambio conseguía los contratos con Seguros Sucre. Así lo señaló la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) del Reino Unido en su reporte publicado el 16 de junio pasado, con el que sancionó con una multa de $ 9,8 millones a JLTSL, por no haber organizado ni controlado adecuadamente su forma de hacer negocios, lo que provocó que incurriera en el pago de millonarios sobornos.

Aunque no menciona los nombres de las empresas ni de los beneficiarios, sí señala que son los individuos que ya fueron sentenciados en Estados Unidos, es decir, los ecuatorianos Juan Ribas Domenech, José Vicente Gómez, Roberto Heinert y el colombiano Felipe Moncaleano Botero. Y cita la multa que la justicia estadounidense le impuso a Jardine Lloyd Thompson por $ 29 millones.

A pesar de que existía una política para informar sobre regalos y atenciones a favor de los clientes, los reguladores destacaron que, del total gastado, al menos $ 200.000 no fueron reportados. Señalaron incluso que, por ser estatal, los funcionarios de Seguros Sucre debieron ser considerados “personas políticamente expuestas”.

Publicidad

Los gastos los terminó pagando el mismo bróker de seguros JLTSL, ajustando las comisiones que pagaba a una compañía intermediaria con sede en Panamá. Esta es la empresa cuyos beneficiarios finales eran José Vicente Gómez y Roberto Heinert, y que ayudó a lavar el dinero de los sobornos, según sus propias confesiones ante las autoridades estadounidenses.

La primera visita al torneo de tenis de Wimbledon —indicó el reporte— fue del 4 al 6 de julio de 2014. Los empleados de la británica JLTSL y de JLT Re Colombia acompañaron al funcionario público que era la máxima autoridad de Seguros Sucre, que en ese momento era Ribas, a su esposa y a otros representantes de la compañía intermediaria panameña. Asistieron a la semifinal y a la final del campeonato masculino de Wimbledon, y departieron con un excampeón del torneo.

Ese año, en las canchas de césped de la Catedral del tenis, el serbio Novak Djokovic se impuso al suizo Roger Federer. El costo de la cortesía para Ribas y sus acompañantes fue de $ 110.000, que se pagaron como un reajuste de comisiones de seguros a una compañía de Florida relacionada con Gómez y Heinert, indicó el documento.

Al año siguiente, los empleados acompañaron a “otro alto directivo” de Seguros Sucre y a los representantes de la compañía panameña y a sus familias. El viaje fue de solo un día, el 13 de julio de 2015, para la final del campeonato masculino de Wimbledon, en el que Djokovic se llevó la copa. Esta vez, los gastos ascendieron a $ 72.000, que fueron transferidos a una cuenta en un banco suizo de una empresa asociada a la compañía panameña, según el documento.

Publicidad

El informe también mencionó otros $ 14.000 gastados entre el 21 y 27 de mayo de 2015 para asistir al Gran Premio de Mónaco, de la Fórmula 1. Esta vez fueron “los mismos individuos de la compañía B”, es decir, Gómez y Heinert, y uno de los altos funcionarios de Seguros Sucre. Los llevaron a restaurantes antes y después de las carreras.

También los invitaron a siete partidos de fútbol del Chelsea F. C. y del Tottenham Hotspur Football Club.

La multa de $ 9,8 millones a JLT

El reporte de la FCA relató con detalle el esquema de corrupción por los contratos de Seguros Sucre. El documento consideró que los sobornos se dieron del 21 de noviembre de 2013 al 6 de junio de 2017, que son las fechas en las que se registraron el primero y último pago.

Seguros Sucre está “localizada en un país que es percibido como de alto nivel de riesgo por sobornos y corrupción”, lo que debió, según el regulador, haber prendido las alertas de JLTSL para verificar los pagos realizados.

Publicidad

Según el reporte, $ 3,1 millones de los sobornos beneficiaron a funcionarios de Seguros Sucre. El expresidente de la aseguradora, Juan Ribas Domenech, ha confesado en Estados Unidos que recibió otros $ 1,9 millones de las empresas IHG y Royalty RE.

La relación comercial entre Seguros Sucre y el bróker JLTSL comenzó en marzo de 2013, cuando la británica intermedió en el reaseguro de una póliza de la flota aérea militar por tres meses, entre abril y julio de ese año. Luego se mantuvo el contrato con el bróker para la renovación por un año, hasta julio de 2014. En septiembre de 2013, con una nueva administración, Seguros Sucre informó que terminaría el contrato anticipadamente.

En ese momento, según señaló el informe de la FCA, entró en escena la compañía panameña intermediaria, cuyos beneficiarios son Gómez y Heinert, para ayudar a resolver el problema, así como JLT Re Colombia, representada por Felipe Moncaleano Botero, también condenado en Estados Unidos.

La firma JLTSL comenzó las negociaciones con la panameña, que pedía porcentajes altos por las comisiones. En un momento dado, los intermediarios advirtieron que si no accedía a sus demandas, JLTSL podría ser removida del registro de brókers en Ecuador.

Publicidad

En febrero de 2014 accedió a pagarle $ 1,8 millones, $ 500.000 más de lo que el mismo bróker había ganado, y en el futuro a pagarle el 8,8 % de comisión por cada nuevo contrato.

Algunos ejecutivos de JLTSL habían cuestionado estos pagos a estos “individuos en Miami. Parece que no tuvieran una compañía real”, de acuerdo con las comunicaciones citadas en el informe de la FCA. Sin embargo, no investigaron más a fondo lo que sucedía y terminaron cancelando esos valores. Además, la compañía panameña pidió otros $ 500.000 en “señal de buena fe”, y les aseguró que representaba a Seguros Sucre para todos los negocios en Ecuador.

Como parte de sus procesos administrativos internos, JLTSL no realizó una debida diligencia sobre la empresa panameña. Como razón para participar en los contratos y recibir exageradas comisiones se había señalado que mantenía “conexiones muy fuertes” con Seguros Sucre y “con los grandes grupos industriales” de Ecuador. Estas justificaciones, según el regulador, no son de índole comercial ni de negocios.

Gracias a la intervención a la compañía panameña, JLTSL intermedió en total en el reaseguro de 87 pólizas emitidas por Seguros Sucre para siete clientes ecuatorianos, con una ganancia de 4,8 millones de libras esterlinas. JLTSL le pagó $ 12,3 millones a JLT Re Colombia como parte de su comisión, y esta a su vez le transfirió $ 10,8 millones a la firma panameña a varias cuentas en Panamá, Miamia y Suiza, que no estaban autorizadas. (I)