El presidente Guillermo Lasso no compareció ante el pleno de la Asamblea Nacional para presentar sus descargos frente al pedido de destitución realizado por la bancada correísta Unión por la Esperanza (UNES), la cual se basó en el artículo 130, numeral 2, de la Constitución.

Este apartado se refiere a la destitución del presidente de la República por “grave crisis política y conmoción interna”. Esto en el marco del paro nacional convocado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y otras organizaciones sociales contra el régimen.

En vivo: Sesión de la Asamblea que trata pedido de destitución de Guillermo Lasso

Los manifestantes fueron desalojados de la Casa de la Cultura. La dirigencia buscaba la forma de reagruparlos. Foto: José Jácome

La sesión se instaló a las 18:20, de manera virtual, con 135 legisladores. Lasso envió una carta en la que delegó su ponencia al secretario jurídico de la Presidencia, Fabián Pozo.

En ella señala que los asambleístas que solicitaron su destitución no han presentado ningún fundamento y que solo quieren desestabilizar la democracia.

Publicidad

En el documento, el mandatario afirmó que actualmente las vías se están abriendo y los alimentos están llegando a las poblaciones por lo que no hay conmoción interna. Indicó que los asambleístas de UNES solo presentaron una carta de cinco párrafo para aplicar la destitución y no se la acompañó con ningún argumento.

Además, realizó un resumen de todas las medidas económicas y sociales que ha aplicado su Gobierno en algo más de un año. Añadió que poner la casa en orden y el manejo correcta de la economía no ha sido fácil, pero que la medidas aplicadas por su equipo de trabajo han traído beneficios en Ecuador.

Sin embargo, reconoció que actualmente el país tiene problemas que requieren ser solventados: “Las demandas legítimas de la población, especialmente del campo y pueblos y necesidades, deben ser escuchados y solventados”.

Acusó a los asambleístas de UNES de fiscalizar a su conveniencia: “Son ellos quienes buscan fabricar una crisis política, por demás inexistente. Ellos inventan el caos, ellos buscan pescar en el caos, ellos son el caos”.

Publicidad

Rafael Correa: Presidente Lasso, no sea cobarde y llame a elecciones anticipadas

Indicó que le llama la atención que los legisladores de UNES pretendan destituirlo por un supuesto abuso de la declaratoria de estados de excepción cuando su base política jamás reconoció cuando el exmandatario, Rafael Correa, durante su gobierno emitió 90 estados de excepción, sin contar renovaciones.

“Durante el gobierno de los enemigos de la paz el Ecuador vivió más de 3.965 días en estado de excepción, es decir, más de 10 años y 10 meses”, dijo.

Lasso también informó que derogó el decreto 459, donde se estableció el estado de excepción en seis provincias del país, ya que las medidas tomadas resultaron suficientes para retornar la paz en el Ecuador: “Esta decisión se ha tomado también en un esfuerzo por llegar al diálogo por la paz, por sanar juntos las heridas causadas por los enemigos del Ecuador”.

Otro de los argumentos de los asambleístas de UNES que fue rebatido por el primer mandatario es la acusación de no cumplir con sus ofertas de campaña. Además, recalcó que los asambleístas solicitantes de su destitución no han anunciado ni presentado prueba respecto del supuesto incumplimiento de estas promesas y que tampoco han explicado un nexo de causalidad con la alegada crisis política y conmoción interna. Añadió que varios de los temas prometidos en su campaña los ha cumplido y que otras todavía espera aplicarlos durante su mandato.

Publicidad

Luego del debate que se desarrolle entre la tarde y noche de este 25 de junio, el pleno de la Asamblea volverá a sesionar para votar en 72 horas. Para destituir a Lasso se necesitan 92 votos, pero al momento no existen.

Las bancadas del Partido Social Cristiano (PSC), Izquierda Democrática (ID) y Acuerdo Nacional (BAN) han manifestado que no apoyarán la iniciativa del correísmo. (I)