Cuando recibió a este Diario, Erwin Rafael Ronquillo Coellar llevaba cuatro días de ser designado como secretario técnico del Plan Toda Una Vida. Y en esas 96 horas se ha enfocado en la transferencia de competencias de los programas sociales a ministerios correspondientes.

En pocos días, el economista, de 44 años, pasará a ser el secretario técnico de Ecuador Crece sin Desnutrición Infantil. Y desde espacio trabajará con otras instancias para erradicar el problema social, que a su criterio se combate desde la cultura y en el hogar.

Secretaría Técnica cambiará de nombre y propósito para dar énfasis a oferta de campaña de combatir desnutrición infantil

Tiene 22 años de experiencia en el sector público y privado y ha realizado actividades de consultoría y asesoría en varios países como Colombia, Brasil, Argentina y El Salvador.

El pasado 7 de junio el presidente Guillermo Lasso lo designó, mediante el Decreto Ejecutivo n.° 60, como secretario técnico del Plan Toda Una Vida, denominación que se dio a los proyectos y programas sociales en el gobierno del expresidente Lenín Moreno. ¿Cómo surgió su relación con Lasso?

Publicidad

Con el presidente Guillermo Lasso compartimos valores, una visión con el mundo respecto al tema económico y social. Hemos tenido la oportunidad de trabajar alrededor de sus distintas campañas. Participé en los talleres de plan de gobierno que se realizaron antes de la campaña del 2017. Estuve en los talleres donde se elaboró el plan de gobierno.

El cargo que le designó el Ejecutivo es temporal, según nos informó el secretario de Comunicación de la Presidencia, Eduardo Bonilla, porque luego pasará a ser el secretario técnico de Ecuador Crece sin Desnutrición Infantil. Pero, ¿qué acciones ha realizado al momento desde el actual cargo?

Actualmente la Secretaría Técnica del Plan Toda Una Vida fue creada para coordinar y articular los programas sociales del anterior gobierno. La labor que se me ha encomendado es transformar esta Secretaría transfiriendo las competencias de los programas sociales a cada uno de los ministerios que ya vienen ejecutándolos.

¿Cuáles competencias?

El programa Las Manuelas actualmente el que lo ejecuta es el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y Las Manuelas lo que hacen es la labor de acercamiento a los hogares para determinar cuáles son las necesidades en aquellos que tienen personas con discapacidad, luego con esa información se canaliza hacia los ministerios respectivos sobre todo el MIES, pero no es el único y se aseguran que esa ayuda llegue. Esa es la labor actual de la Secretaría. Esa competencia se va a transferir al MIES para que el MIES sea ahora quien haga las visitas y puedan atender las demandas del ciudadano.

Entonces, esta Secretaría va a transferir estas competencia para dedicarse exclusivamente a la erradicación y prevención de la desnutrición crónica infantil.

Publicidad

¿Cuándo está previsto este cambio?

En los próximos días el presidente de la República va a firmar el decreto donde se establece tanto el cambio de nombre como el plazo.

Hasta que se realice este cambio, con su cargo actual con qué entes ha tenido acercamientos para transferir las competencias. ¿Solo con el MIES? Porque el Plan Toda Una Vida contempla varias misiones como: ternura, mujer, mis mejores años, entre otras.

Misión ternura que es de la primera infancia es lo que se va a quedar en esta Secretaría (de desnutrición). Los otros programas van a ser transferidos a los ministerios, por ejemplo en Plan Casa para Todos trabajamos en conjunto con el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) haciendo gestión comunitaria, entonces ese componente del proyecto que le pertenece al Miduvi se lo vamos a transferir al Miduvi. Estos son los dos proyectos que se están realizando Las Manuelas y Casa para Todos. Ambos van a ser transferidos.

En tanto, con su próximo cargo de secretario técnico Ecuador Crece sin Desnutrición Infantil, ¿hay un equipo de trabajo armado?

Lo que nosotros vamos a hacer en las próximas semanas es trabajar con dos equipos, uno de transformación institucional y un equipo de primerísimo nivel que va a comenzar a trabajar en la estrategia de desnutrición infantil.

¿Quiénes lo conformarán?

En la elaboración de la estrategia se va a hacer un trabajo en conjunto con representantes de ministerios, de la sociedad civil y cooperación internacional.

¿Va a trabajar articuladamente con otros entes, como, por ejemplo, con Mae Montaño, quien preside el MIES o Luis Enrique Coloma, consejero de Gobierno ad honorem para las políticas públicas de lucha contra la desnutrición infantil?

De hecho el consejero Coloma es el delegado del presidente para coordinar toda esta acción conjunta entre el Gobierno y la sociedad civil. Dentro de la estructura que se ha previsto, una vez que se termine el proceso de transformación, la Secretaría va a estar debajo del consejero o el consejero va a ser un punto de contacto con el presidente y con otros ministerios.

¿Es decir que su gestión va a ser analizada por Coloma y este a su vez la transmite al Ejecutivo?

Correcto. Es un trabajo en conjunto con el consejero. No es un trabajo separado o independiente. Y así mismo con ministerios del sector social.

¿Existe una hoja de ruta o acciones realizadas en su próxima labor referente a la desnutrición infantil?

Ya hemos tenido los primeros acercamientos con la ministra Montaño, el Miduvi, con el Ministerio de Salud. Ya hicimos los primeros contactos y hemos encontrado absoluta apertura. La visión del presidente es que la lucha para erradicar la desnutrición crónica infantil sea una política de Estado, no solo de este Gobierno.

Según un informe de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), de las Naciones Unidas, Ecuador ocupa el segundo lugar en desnutrición crónica infantil en menores de 5 años en Latinoamérica, detrás de Guatemala. ¿Ha analizado el panorama?

Actualmente uno de cada cuatro niños (menores de 2 años) en el Ecuador sufren de desnutrición crónica infantil, según datos del 2018. Desde aquel año se ha hecho un estudio a escala nacional, pero luego de la pandemia hay la versión de expertos sobre el tema que el Ecuador va a estar por encima del 30 %, es decir, tres de cada diez niños. Ese es el reto el que podamos no solo salir de esa situación como país sino que todos esos niños que están sufriendo van a ser nuestro foco de atención en los próximos años.

¿Y cómo iniciarán?

Se ha visto que el primer frente de batalla contra la desnutrición es el hogar y una buena cultura de nutrición. Lamentablemente el acceso a alimentos no es garantía de nutrición, vemos que en el quintil más alto del país existe 15 % de desnutrición crónica infantil, lo cual asombra porque en ese nivel no existe pobreza, no existe falta de dinero, existe falta de cultura, entonces lo primero que debemos hacer es capacitar y educar correctamente a nuestras madres y padres. El reto es enorme porque no solo pasa por hacer llegar esos alimentos sino cambiar la cultura ciudadanía respecto a la nutrición.

¿Y qué medios se van a utilizar?

En este instante estamos iniciando el proceso de transformación de esta Secretaría y lo primero que vamos a hacer es hasta el 29 de julio, que fue el plazo que le dio el presidente al consejero (Coloma) para que presente la estrategia para prevenir y erradicar la desnutrición. Vamos a trabajar en conjunto... para tener un plan estratégico que nos dé la hoja de ruta.

¿En esa hoja de ruta se está analizando el presupuesto?

Una vez que el plan esté desarrollado vamos a someter los proyectos a la Secretaría de Planificación y al Ministerio de Economía y contar con los recursos. (I)