Cada gobierno llega con su propia gente. Y el de Daniel Noboa Azín y Verónica Abad no será la excepción. En las últimas semanas, el presidente electo ha oficializado los nombres de diez ministros y secretarios de Estado, pero le faltan todavía 20 más, así como sus consejeros de Gobierno y asesores directos.

Estos funcionarios de alto rango, a su vez, designarán a sus viceministros, directores, coordinadores de sus respectivos despachos... y así sucesivamente.

Son diez escalas de lo que la Ley Orgánica de Servicio Público (Losep) describe como “nivel jerárquico superior”, o sea, los cargos de la administración pública de libre remoción o de confianza.

Publicidad

Según datos del Ministerio de Economía y Finanzas proporcionados a EL UNIVERSO, la Función Ejecutiva tiene 2.968 puestos del jerárquico superior, incluyendo a los que están en los niveles 10 y 9, que son el presidente y la vicepresidenta. Este es, entonces, el total de las plazas que el Gobierno debe llenar.

Nivel jerárquico superiorCargosPuestos disponiblesRemuneración básica unificada
10Presidente1$ 5.072
9Vicepresidenta1$ 4.869
8Ministros de Estado, secretarios nacionales y consejeros de Gobierno45$ 4.463
7Viceministros83$ 4.283
6Subsecretarios, asesores de Gobierno y asesor 1216$ 3.854
5Coordinadores generales, asesor 2 y gestor de Gobierno 1419$ 3.247
4Coordinadores, asesor 3 y gestor de Gobierno 2148$ 2.597
3Directores agregados de valor, asesor 4 y gestor de Gobierno 4322$ 2.418
2Directores técnicos1.338$ 2.368
1Coordinadores de despacho, asesor 5 y gestor de Gobierno 5405$ 2.115
Fuentes: Ministerios de Economía y del Trabajo

Voceros del equipo de Noboa comentan que a la hora de escoger a sus ministros y secretarios, Noboa tiene al menos cuatro criterios de evaluación: que la persona tenga formación académica y experiencia en el ramo que va a asumir no importa si fue parte de otro gobierno; que no tenga un pasado de corrupción; que de preferencia sea mujer; y que posea ímpetu y ganas de trabajar por el país.

Publicidad

En cuanto a toda la plantilla de funcionarios que debe completar, se conoció que esta saldría de su círculo de conocidos del mundo empresarial, la militancia de la alianza ADN, colaboradores de la campaña y otros referidos que quieran servir al país, señalan fuentes cercadas a Noboa, pero aclaran que no necesariamente se renovará a todo el personal porque algunos están a cargo de proyectos en marcha.

Publicidad

Muchos de los escogidos seguramente no tendrán los perfiles ortodoxos que pide la vieja clase política, “porque somos una nueva generación de políticos para un nuevo Ecuador”, expresan los voceros.

La mayoría de los funcionarios de libre remoción no tiene un perfil específico que cumplir para asumir sus cargos, explica Andrés Madero, ministro del Trabajo en el gobierno de Lenín Moreno y decano de la Facultad de Derecho y Gobernabilidad de la Universidad Ecotec.

Aunque hay otros que sí deben reunir ciertos requisitos contemplados en legislaciones puntuales. Así, por ejemplo, en el Ministerio del Trabajo existe el director regional de Trabajo y Servicio Público, que es el equivalente a un coordinador zonal, el cual debe ser abogado y con al menos cinco años de experiencia, según lo determina el Código del Trabajo.

También la contratación de consejeros y asesores/gestores de Gobierno se rige por una norma técnica elaborada por el Ministerio del Trabajo.

Para ser consejero de gobierno, señala la norma, se deberá haber ejercido un cargo de alta dignidad en la Función Ejecutiva comprendido dentro de los grados remunerativos del 7 al 9, o haber sido designado primera autoridad en otra función del Estado, o contar con estudios académicos de cuarto nivel.

En el caso de los asesores se indica que estos deben completar cierto puntaje de acuerdo a su formación académica, su experiencia profesional y sus capacitaciones específicas. El asesor 1, el de menor rango, debe tener 900 puntos; y el 5, el de más alto nivel, 4.500.

Publicidad

En esta reglamentación se pone límite a la contratación de asesores. El presidente puede tener un número ilimitado de consejeros de gobierno, pero los ministros de Estado hasta diez, cuatro fijos y seis ocasionales.

En el gobierno de Guillermo Lasso se usó la figura de los asesores ad honorem, que le daban consejos en emas puntuales, pero no estaban enrolados ni cobraban sueldos del Estado. Esto fue cuestionado por actores políticos y juristas, por lo que el mandatario tuvo que prescindir de sus servicios.

Madero explica que los cargos del nivel jerárquico superior pueden llenarse, también, con servidores de carrera de las mismas instituciones. Lo que se hace es que asume el cargo (que es de libre remoción), pero cuando ya deja esas funciones vuelve a su puesto original, el que obtuvo por concurso o nombramiento.

La entrega de credenciales del binomio Noboa-Abad está prevista, en principio, para el miércoles 15 de noviembre próximo; y la posesión se realizaría, en principio, el 23 del mismo mes. (I)