Veintidós años después de su primera elección como legislador por Cotopaxi -o diputado, como se los llamaba entonces- Dalton Bacigalupo regresa al Parlamento.

De las filas de la Izquierda Democrática (ID), que ahora es la tercera fuerza política con 18 curules, Bacigalupo dice tener el desafío de recuperar la dignidad de la Asamblea Nacional a la que describe como ‘corrompida’.

Y afirma que quiere reeditar la lucha contra la corrupción que, según él, abanderó durante sus funciones en el periodo 1998-2002 cuando fiscalizó los contratos de la constructora brasileña Andrade Gutiérrez y hasta logró que Milton Álava, exprocurador del Estado, fuera destituido del cargo de defensor del Pueblo que ejerció luego.

Como Bacigalupo, otros nueve legisladores retornarían a esta Función del Estado tras años de ausencia, aunque todos siguieron activos en política. Al momento, el Consejo Nacional Electoral (CNE) todavía no oficializa los resultados del escrutinio de las dignidades de asambleístas nacionales y provinciales.

Publicidad

Dalton Bacigalupo (c) durante un foro de participación ciudadana en 2011. Archivo. Foto: MARTIN-HERRERA

Ricardo Ulcuango y Salvador Quishpe fueron electos diputados para el periodo legislativo 2003-2007. Llegaron por la alianza entre Sociedad Patriótica y Pachakutik; el primero por Pichincha y el otro por Zamora Chinchipe.

Ahora vuelven a coincidir, 18 años después, aunque en orillas políticas opuestas. Ulcuango entró como asambleísta nacional por la alianza correísta Unión por la Esperanza (UNES), que es el bloque más numeroso con alrededor de 50 puestos; y Quishpe igual, pero se mantiene en Pachakutik, que en esta elección sería la segunda fuerza con 25.

Tras dejar el Congreso en el 2007, Ulcuango cuenta que se dedicó a la agricultura en Cayambe. Ya en el gobierno de Rafael Correa lo invitaron a ser parte de la Comisión de Auditoría de la Deuda Externa y luego fue designado embajador de Ecuador en Bolivia.

Y decidió volver a candidatizarse porque “el país está en crisis”. ¿Estaría dispuesto a hacer acuerdos con sus excoidearios de Pachakutik? “Cuando vuelvan a ser lo que fueron”.

Quishpe se reeligió para el periodo 2007-2011, pero fue cesado ese mismo año por la Asamblea Constituyente que redactó la nueva Constitución. En el 2009 terció como candidato a prefecto de Zamora Chinchipe. Ganó y estuvo en ese cargo diez años.

En ese mismo periodo fueron elegidas las socialcristianas Nathalie Viteri, hermana menor de la actual alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, y María Soledad Diab, exreina de belleza. Ambas fueron destituidas junto con otros 55 diputados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de la época, por no dar paso a la consulta popular planteada por el expresidente Correa para instalar la Constituyente. Ellos fueron remplazados por los llamados ‘diputados de los manteles’, que meses después fueron cesados por esa misma Constituyente.

Publicidad

Diab, elegida asambleísta por Guayas, recuerda que esos días fueron ‘nefastos’ no solo para la política nacional, sino en el plano personal ya que entonces estaba embarazada de cuatro meses. Sintió temor de que su salud o la de su hija –que ahora tiene 14 años- resultara afectada. En los últimos años se ha dedicado a la labor social; y desde el 2019 trabaja con la alcaldesa como coordinadora de Acción Social.

Nathalie Viteri fue concejala alterna de Doménica Tabacchi e integró el equipo de campaña presidencial de su hermana en el 2017. Ella entró esta vez como asambleísta nacional.

El socialcristiano Luis Almeida, que también fue electo ahora por Guayas, ha coincidido en el Congreso con Ulcuango, Quishpe, Viteri y Diab. Aunque antes fue diputado alterno.

Fue elegido por el PSC para el periodo 2003-2007 como alterno de su esposa, Jenny Morán, quien luego renunció por razones de salud. En el 2005 fue expulsado del Congreso junto con otros diez diputados que se sumaron a la mayoría legislativa que dio paso a la elección de la llamada ‘Pichicorte’, que anuló los juicios por peculado de Abdalá Bucaram.

Se reeligió en el 2007 por Sociedad Patriótica, pero también fue cesado por la Constituyente ese mismo año. Luego volvió para el periodo legislativo 2009-2013.

El PSC alcanzaría, según los conteos preliminares, 18 puestos. Sería la cuarta bancada.

Los correístas Alexandra Arce y Lenín Lara entraron a la Asamblea en el periodo 2013-2017, pero estuvieron pocos meses. La primera renunció para ser candidata a la Alcaldía de Durán, cargo que ganó y en el que estuvo hasta el 2019; y el segundo para ser ministro de Justicia y Derechos Humanos. Es decir que vuelven a los ocho años.

La correísta Sofía Espín y el socialcristiano Carlos Falquez ganaron curules para el periodo vigente (2017-2021), pero salieron por diferentes motivos.

El 13 de noviembre de 2018, Sofía Espín fue destituida con 94 votos por una supuesta incompatibilidad de funciones.

Espín fue destituida por la Asamblea en el 2018 por “incompatibilidad de funciones” al visitar en la cárcel a una testigo protegida en el caso del plagio al activista político Fernando Balda, quien denunció que ella le ofreció supuestas prebendas para que cambiara de versión en la víspera de una audiencia judicial. Pidió asilo a Bolivia y luego se fue a México. La Fiscalía inició una investigación sobre su actuación, pero no halló elementos para acusarla.

En tanto que Falquez renunció ese mismo año para ser candidato a la Prefectura de El Oro, pero perdió. Este político ganó por primera vez una diputación en las elecciones legislativas de 1979 pero con el partido Concentración de Fuerzas Populares (CFP). (I)