La presidenta electa de México, Claudia Sheinbaum, descartó que el diálogo sea la vía para solucionar la tensión diplomática con el gobierno de Daniel Noboa por la incursión policial a la embajada mexicana, en Quito, el pasado 5 de abril.

“No es un asunto de sentarse a platicar”, dijo en una conferencia de prensa, el jueves 13 de junio, la vencedora de las elecciones presidenciales de México.

De esa manera reaccionó Sheinbaum ante declaraciones de la cancillera ecuatoriana Gabriela Sommerfeld, quien en una entrevista con la agencia EFE, el jueves 12 de junio, expresó que “Ecuador siempre está abierto al diálogo” para restablecer las relaciones con el país centroamericano.

Publicidad

La mandataria electa de México mantiene la postura del actual presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), respecto del procedimiento de la policía ecuatoriana para detener al exvicepresidente Jorge Glas.

Ecuador hizo una violenta agresión a la Embajada de México. Invadió violentamente a la Embajada de México. Agredió al personal diplomático”, reiteró y recordó que tras los hechos de abril ella respaldó a AMLO en su decisión de romper relaciones con Quito.

Sheinbaum espera que la Corte Internacional de Justicia resuelva a favor de México la demanda contra Ecuador para sentar un precedente y evitar que actos similares se repitan.

Publicidad

Se está pidiendo la expulsión de Naciones Unidas de Ecuador, para que no haya repetición, porque fue sumamente grave. Se violaron todas las normas y reglas internacionales. No es menor lo que hizo Ecuador con México”, enfatizó la mandataria electa; además, dijo, también se busca que el Gobierno ecuatoriano se disculpe.

Respecto a la situación de Jorge Glas, quien está recluido en la cárcel La Roca, en Guayaquil, Claudia Sheinbaum insistió que él tiene derecho al reconocimiento del estatus de asilado político que le concedió México.

Publicidad

El pasado 23 de mayo, la Corte Internacional de Justicia rechazó las medidas cautelares solicitadas por México contra Ecuador, al considerar que no hay “urgencia” o un “riesgo real e inminente”. No obstante, el organismo enfatizó en “la importancia fundamental” de respetar la Convención de Viena. (I)