La administración general de la Asamblea Nacional dispuso al personal legislativo permanente, ocasional y a los servidores de libre nombramiento y remoción  hagan uso de sus vacaciones antes de que concluya el presente periodo legislativo.

Las vacaciones deberán tomarse en el periodo del 6 de abril al 20 de abril, o del 21 de abril al 5 de mayo próximo. Para todos los casos, el uso de las vacaciones será programado y ejecutado por la coordinación general de talento humano.

Estas acciones administrativas significarán un ahorro de cerca de  $1 millón, por  pago de vacaciones no gozadas que le correspondería asumir la legislatura, según se conoció. Además, la resolución se aplicará únicamente para el empleados y servidores legislativos, y no para los asambleístas quienes seguirán reuniéndose en las comisiones y en el salón plenario.

Actual administración legislativa tiene listo el plan de transición para la nueva Asamblea Nacional

La resolución administrativa suscrita Gloria Larenas,  fue conocida por el Consejo de Administración Legislativa  (CAL), donde además acoge una sugerencia de la Asociación de Servidores Legislativos de que en los últimos días varios funcionarios legislativos, que laboraron presencialmente en diferentes oficinas, han sufrido el contagio del COVID-19, por lo que solicitan disponer el cierre total y fumigación de las oficinas de la Asamblea, al menos 15 días.

La resolución de Larenas observa también en la disposición del COE Nacional y el Decreto Ejecutivo 1282, que dictó el estado de excepción por calamidad pública a ocho provincias, entre ellas, Pichincha, por la situación agravada por el coronavirus, sus consecuencias en la vida y salud de los ciudadanos.

La coordinación general de talento humano realizará el registro automático de los días de vacaciones en el sistema permisos y vacaciones, una vez aprobada la programación de las vacaciones por las unidades administrativas y despachos legislativos.

En el caso de que las unidades administrativas y despachos legislativos no indiquen ninguna observación a la programación de las vacaciones enviada por la coordinación de talento humano se entenderá aceptada, y se aplicará la programación.

Las excepciones para que no hagan uso de sus vacaciones las aprobará únicamente la administración general. (I)