Indignado se veía Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), unas horas antes de la instalación del segundo diálogo con el presidente de la República, Guillermo Lasso.

Cerca de las 09:00 de este miércoles 10 de noviembre, Iza llegó hasta el parque El Arbolito, en Quito, desde donde se organizó una caminata hasta el Palacio de Gobierno para acudir al llamado al diálogo que hizo Lasso, con miras a llegar a acuerdos y evitar movilizaciones y paralizaciones en el país en reclamo por los precios de los combustibles.

Iza miró a los alrededores del parque y se acercó a una pequeña carpa en donde hizo lustrar sus zapatos. Al terminar, se reunió con sus afines que empezaban a agruparse en El Arbolito. Y hubo una breve ceremonia ancestral para orar, antes del diálogo, y las palabras de los dirigentes.

Ahí Leonidas Iza exaltó su predisposición a conversar con el Gobierno después de haber sido “insultados”. ”Después de ser insultados, vejados a nivel nacional e internacional, venimos porque tenemos un espíritu democrático de resolver los problemas, no con insultos, no con vejaciones ni persecuciones ni criminalización. Pero ese diálogo debe tener respuestas y resultados”, apuntó Iza.

Publicidad

Se refería a las declaraciones que realizó el presidente Lasso en una entrevista con la cadena internacional BBC, en la que dijo que no se reuniría con Iza sino con la Conaie. ”… Quiero que me diga de frente lo que ha dicho a nivel nacional e internacional. No escudarse en ruedas de prensa”, agregó.

Ofreció a sus coidearios que durante este diálogo pedirán al primer mandatario que responda por los papeles de Pandora, porque lo han dejado en una “situación sin legitimidad” para gobernar; por lo que debe acudir a la Asamblea Nacional para “dar la cara” y no pretenda perseguir y criminalizar a los legisladores de la bancada de Pachakutik (PK) que aprobaron el informe de investigación de este caso, que elaboró la Comisión de Garantías Constitucionales.

”No es el voto para la destitución, el informe está claro y que llegue a la Asamblea y conteste las preguntas”, insistió.

Líderes de la Conaie se encuentran en Carondelet para un diálogo con el presidente Guillermo Lasso

Carlos Sucuzhañay, presidente de la Ecuarunari, una de las filiales de la Conaie, llegó hasta El Arbolito y exhortó al Gobierno a dar cumplimiento de sus pedidos, de lo contrario, seguirán trabajando con las estructuras organizativas para que se cumpla el Estado intercultural y se ejecuten los 21 derechos colectivos, enfatizó.

Publicidad

Minutos después se unieron los dirigentes del Frente Popular, Nelson Erazo, y de la Feine, Eustaquio Tuala, que fueron invitados a ser parte de este encuentro, como parte del Parlamento de los Pueblos.

No se encontraban los dirigentes del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), quienes son parte del Parlamento, pero esperan una invitación del jefe de Estado para dialogar.

La caminata hacia Carondelet avanzó con apremio para evitar retrasos. Adelante iban miembros de la Policía de la unidad antimotines.

”Lasso, escucha, el pueblo está en la lucha” era el grito general durante el recorrido. El ingreso por la calle Guayaquil estaba cercado también por policías y se desviaron por la avenida Pichincha.

Publicidad

Subieron por la calle Oriente y retomaron la Guayaquil, hasta llegar al ingreso de la Mejía. En este punto, Iza empezó a tomar lista para poder ingresar hasta los alrededores del Palacio.

Muchos de los mencionados en la lista no respondían. “Están en las delegaciones detenidas” en las carreteras de venida a Quito, reclamaban los dirigentes. La ausencia de algunos de los invitados provocó confusión en Iza.

Las bases que llegaron hasta la capital para protagonizar esta “vigilia” se quedaron entre la calle Guayaquil y Mejía esperando por sus líderes y conocer de ellos si el Gobierno atenderá o no sus pedidos.

Seis puntos del diálogo

La agenda tenía seis puntos, entre ellos que se rebaje el precio de la gasolina extra en $ 2 y el diésel en $ 1,50; la moratoria de los pagos de créditos en las instituciones financieras; detener la ampliación extractiva minera y petrolera; no a la flexibilización laboral y el cumplimiento de los 21 derechos colectivos. (I)