La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Muillo, cargó este viernes contra los periodistas a los que acusó de “inventar cualquier cosa para sembrar el terror”, los tildó de “malignos”, “hipócritas”, “destructores”, “criminales”, “terroristas de la comunicación”, y agradeció a Dios que van “quedando en unos cuantos miserables”.

En su alocución diaria a través de medios oficiales, Murillo señaló a los periodistas cuyas “plumas están llenas de odio” y dijo que de esa misma forma los ve el Gobierno que preside su marido, el sandinista Daniel Ortega, informó la agencia EFE.

“Así los vemos y así los repudiamos”, sentenció Murillo, que entre otros epítetos llamó a los comunicadores “chachalacas (aves bulliciosas)” y “urracas parlanchinas”.

“Las chachalacas, las urracas parlanchinas, todos los días inventan cualquier cosa para sembrar terror en la gente. Qué calidad humana la que muestran las chachalacas, las urracas parlanchinas, si no es una cosa es otra, pero siempre están queriendo instalar temor”, lanzó la también coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

Publicidad

“Y nuestro pueblo sabe cómo mienten, nuestro pueblo sabe cómo son de malignos, de hipócritas, de destructores, de criminales, de terroristas, y terroristas de la comunicación también”, continuó.

Espera se apaguen “esas voces llenas de malignidad”

La esposa del presidente Ortega, quien busca su tercera reelección consecutiva en los comicios del 7 de noviembre próximo, dijo que los medios de comunicación no oficiales “son espacios de destrucción masiva”.

También hizo énfasis “en todos esos espacios mediáticos que tienen una sola perspectiva, un sólo enfoque imperialista y colonialista, y que responden a los intereses y a los designios de los colonialistas y los imperialistas”.

Murillo también la cargó contra los medios extranjeros a quienes acusó de practicar lo que denominó una “cultura de odio”.

“Los medios internacionales de comunicación, solo saben de odio de desgracia”, dijo.

Las declaraciones de Murillo se dan luego de conocerse esta semana que un tercer periodista abandonó Nicaragua por temor a perder su libertad en medio de una ola de detenciones contra varios dirigentes políticos opositores, incluido dos comunicadores que habían anunciado sus intenciones de aspirar a la Presidencia. (I)