Con un vencimiento de deuda por más de 700 millones de dólares, arranca este viernes para Argentina un calendario de pagos al FMI que en 2022 suma 19.000 millones de dólares, una cifra inabordable para este país que busca un nuevo acuerdo con el organismo.

Con un largo historial de defaults, Argentina asegura que quiere honrar sus compromisos, pero extendiendo los plazos de pago y sin tomar medidas de ajuste fiscal.

“Cuando los ajustes llegaron nuestro pueblo padeció. Nuestra pelea con el FMI es para decir firmemente que queremos tener derecho a crecer como creemos que debemos crecer”, declaró esta semana el presidente de centro-izquierda Alberto Fernández.

A menos de 24 horas del vencimiento, aún es incierto qué hará Argentina. “El pago depende de cómo avancen las negociaciones”, declaró este jueves la vocera presidencial, Gabriela Cerruti.

Publicidad

El FMI concedió a Argentina en 2018, durante el gobierno del liberal Mauricio Macri (2015-19), un crédito por 57.000 millones de dólares en medio de una crisis monetaria, del cual el país recibió unos 44.000 millones pues Fernández renunció a los tramos pendientes cuando asumió en diciembre de 2019.

En 2020, tras reestructurar unos 66.000 millones de dólares de deuda con acreedores privados internacionales, el gobierno comenzó negociaciones con el FMI para reemplazar el acuerdo stand-by de 2018 por un acuerdo de facilidades extendidas que prorrogue plazos de pago.

¿Tiene Argentina capacidad para pagar?

Imagen de archivo del presidente argentino, Alberto Fernández. EFE/ Juan Ignacio Roncoroni Foto: EFE

Casi sin acceso a los mercados internacionales de crédito, Argentina tiene poco menos de 39.000 millones de dólares en reservas brutas. Pero los analistas calculan que las líquidas, aquellas a las que puede recurrir para pagos, se encuentran por debajo de los 4.000 millones de dólares. Algunos expertos estiman incluso que las reservas están en cero.

“El problema no es el stock de deuda sobre el Producto Interno Bruto, el problema es la estructura de vencimientos, el hecho de que hay una deuda muy grande con el FMI que vence en el corto plazo”, explicó a la AFP el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Publicidad

La deuda argentina con organismos multilaterales y bilaterales representa 17% del PIB, según el Ministerio de Economía. Pero en 2022 Argentina debe pagar al FMI 19.000 millones de dólares, en 2023 otros 20.000 millones y en 2024 unos 4.000 millones más. También hay en marzo de este año un vencimiento por 2.000 millones de dólares con el Club de París.

“No está esa plata, no existen esos recursos en Argentina”, dijo recientemente una alta fuente de la cancillería argentina a periodistas en Washington.

La deuda bruta total de Argentina equivale a 82,2% del PIB, según los últimos datos oficiales de 2021.

¿Qué pasa si Argentina incurre en un impago?

“Si a un prestamista privado no se le paga tiene recurso a una serie de acciones legales, puede ir a las cortes. Pero el Fondo Monetario no es un banco, es un club de gobiernos, no hace ese tipo de cosas. Si se deja de pagar un día o dos, no creo que pase demasiado. Seguramente el FMI puede arreglar para que haya una extensión”, señaló a la AFP Gabriel Torres, analista principal para Argentina de la agencia calificadora de riesgo Moody’s.

Publicidad

En caso de que el incumplimiento se extienda en el tiempo, porque el país decide no pagar por no estar de acuerdo con las condiciones, el FMI podría expulsar a Argentina, como medida más extrema. “Aunque eso es muy raro y nadie está pensando que va a suceder”, refirió Torres.

Si Argentina no logra un acuerdo con el FMI y deja de pagar, otros organismos multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo o el Banco Mundial cortarían sus créditos.

Pero Torres considera que la mayor consecuencia sería sobre el sector privado argentino, que puede ver los préstamos internacionales para exportación “frenados de golpe, porque todo el mundo tiene miedo de lidiar con un país que no le paga al FMI”.

También percibe amenazas sobre la inflación, de 50% anual, que podría sufrir un salto brusco en caso de que los argentinos acudan a la compra de dólares como refugio y se produzca un shock cambiario. “El gobierno tiene pocas reservas. La inflación puede saltar a 80%, porque el punto de partida ya es muy alto”, dijo.

Publicidad

¿Puede ceder el FMI en sus condiciones?

“Comprendemos que la situación social y económica es desafiante, por lo que estamos adoptando un enfoque flexible y pragmático, y esperamos progresar aún más en los próximos días”, declaró esta semana la subdirectora gerente del FMI, Gita Gopinath.

En Argentina este jueves, medio millar de militantes de partidos de izquierda se manifestaron en Buenos Aires en contra de los pagos al FMI, con una marcha que llegó hasta las puertas de la presidencia

Torres opina que al FMI le interesa llegar a un acuerdo, “porque al fin y al cabo para eso existe”. Sin embargo, advierte que hay límites en lo que el organismo puede aceptar, especialmente en cuanto al déficit fiscal, la emisión monetaria y la inflación.

“Nuestra expectativa es que el gobierno va a terminar llegando a un acuerdo, aun cuando se resiste. También diría que ese acuerdo va a ser de difícil cumplimiento”, concluyó. (I)