“Cada vez más, vemos una pandemia de dos vías: muchos países todavía se enfrentan a una situación extremadamente peligrosa, mientras que algunos de los que tienen las tasas de vacunación más altas están empezando a hablar de poner fin a las restricciones”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, el director de la Organización Mundial de Salud (OMS), al recordar que se cumplieron ya seis meses de la administración de las primeras vacunas contra el COVID-19.

A seis meses de las primeras vacunas colocadas, la OMS afirma que los países de ingresos altos han aplicado casi el 44% de las dosis del mundo mientras que los países de bajos ingresos solo han administrado el 0,4%, y dice que “lo más frustrante de esta estadística es que no ha cambiado en meses” y que esta desigualdad representa una amenaza para todas las naciones.

Según el sitio web Our World in Data, que lleva un registro de las vacunas aplicadas por país a nivel mundial, el país que lleva la delantera con más dosis administradas es China (que tiene 1.400 millones de habitantes), con 825 millones de vacunas, le sigue Estados Unidos (328 millones de habitantes) con 305 millones, luego India (1.300 millones de habitantes) con 237 millones de dosis aplicadas, después está Brasil (211 millones de habitantes) con 74,8 millones de vacunas aplicadas y en quinto lugar Reino Unido (67 millones de habitantes) con 69,3 millones de dosis inoculadas.

En el caso de Ecuador (17 millones de habitantes), el sitio lo ubica por debajo de los primeros cincuenta lugares y dice que hasta el momento ha inyectado 2,72 millones de dosis.

Publicidad

No obstante, existen aún países que ni siquiera han superado las mil dosis aplicadas. Ese es el caso de Burkina Faso, país africano de 20 millones de habitantes que, según el sitio, solo ha colocado 200 dosis. Los países insulares de Oceanía también aparecen entre los que menos vacunas han administrado, como Vanuatu (300 mil habitantes) con 860 dosis y Tuvalu (12 mil habitantes) con 2.400.

Otros países africanos se ubican también en los últimos lugares. Sudán del Sur con una población de 11 millones de personas es uno de esos casos: el país apenas ha aplicado unas 11.900 dosis. Otros son Guinea-Bisáu (2 millones de habitantes) con 18.706 vacunas administradas y Yibuti (casi un millón de habitantes), ubicado en el cuerno de África, con 21.357 dosis inoculadas.

En tanto, pese a los recientes anuncios de varios países de que compartirán sus dosis de la vacuna, Tedros reiteró su llamado a un importante esfuerzo global a gran escala para vacunar al menos al 10% de la población de todos los países para septiembre, y un mínimo del 30% para finales de año.

“Para alcanzar estos objetivos, necesitamos 250 millones de dosis adicionales para septiembre, y necesitamos 100 millones de dosis tan solo en junio y julio”, dijo el directivo e instó a la solidaridad a los países del G7 que se reúnen este fin de semana en Reino Unido, recoge Noticias Onu.

“Estas siete naciones tienen el poder de alcanzar estos objetivos. Hago un llamado al G7 no solo para que se comprometa a compartir las dosis, sino para que se comprometa a compartirlas en junio y julio”, apuntó.

En el mismo contexto, Tedros solicitó a los fabricantes de las vacunas que comprometan el 50% de sus volúmenes al mecanismo Covax este año.

Publicidad

Otro tema que busca favorecer las campañas de vacunación es la suspensión de las patentes de las vacunas. El Parlamento Europeo se pronunció el jueves a favor de una suspensión temporal de las patentes para desarrollar la producción y “para mejorar el acceso mundial a productos médicos asequibles relacionados con el COVID-19”, una idea opuesta a la expresada por la Comisión Europea, que apuesta por una cesión voluntaria de las patentes.

Sin embargo, Bruselas y EE. UU. discrepan de que la liberalización de las patentes sea la mejor forma para acelerar la vacunación en todo el mundo. “Una liberalización de la patente puede sonar bien, pero no es la panacea”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Los miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) decidieron el miércoles iniciar un proceso de elaboración de un acuerdo para reducir los derechos de propiedad intelectual de las vacunas y otras tecnologías médicas utilizadas contra el virus.

Pero con las posiciones aún distantes, se espera un primer informe sobre el avance de los debates para el 21 y 22 de julio. Las decisiones en la OMC deben tomarse por consenso, refiere AFP.

Por otro lado, el director de la OMS recalcó que la relajación de las medidas sociales y de salud pública deben ser con precaución y ajustándose a la circulación del virus y a la capacidad de respuesta de cada país. Agregó que con el aumento de la transmisión mundial de las variantes de preocupación, incluida la variante delta, el levantamiento demasiado rápido de las restricciones podría ser desastroso para los que no están vacunados”. (I)