Los astrónomos esperan que aparezca una “nueva estrella” en el cielo nocturno en cualquier momento entre ahora y septiembre. Pero no son las siete estrellas de la Corona Boreal, la “Corona del Norte”, las que han despertado tanta fascinación.

Es un punto oscuro entre estas donde está a punto de ocurrir un inminente evento de nova, tan brillante que será visible desde la Tierra.

“Es un evento único en la vida que creará muchos nuevos astrónomos, brindando a los jóvenes un evento cósmico que podrán observar por sí mismos, hacer sus propias preguntas y recopilar sus propios datos”, dijo la Dra. Rebekah. Hounsell, científico investigador asistente especializado en eventos de novas en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. “Alimentará a la próxima generación de científicos”.

Publicidad

El esperado evento estelar, conocido como nova, ocurrirá en la Corona Boreal de la Vía Láctea, o constelación de la Corona del Norte, que se encuentra entre las constelaciones de Boötes y Hércules.

Una nova se refiere a la explosión breve y repentina de una estrella colapsada conocida como enana blanca. La estrella enana permanece intacta, y libera material en un ciclo repetitivo que puede ocurrir durante miles de años.

T Coronae Borealis, apodada la “Estrella Blaze” y conocida por los astrónomos simplemente como “T CrB”, es un sistema binario ubicado en la Corona del Norte, a unos 3.000 años luz de la Tierra. El sistema está compuesto por una enana blanca (un remanente del tamaño de la Tierra de una estrella muerta con una masa comparable a la del Sol) y una antigua gigante roja que lentamente está siendo despojada de hidrógeno por la implacable atracción gravitacional de su hambrienta vecina.

Publicidad

El hidrógeno de la gigante roja se acumula en la superficie de la enana blanca, provocando una acumulación de presión y calor. Con el tiempo, desencadena una explosión termonuclear lo suficientemente grande como para hacer volar ese material acumulado. Ese evento parece repetirse, en promedio, cada 80 años.

“Hay algunas novas recurrentes con ciclos muy cortos, pero normalmente no vemos un estallido repetido en la vida humana, y rara vez uno tan relativamente cerca de nuestro propio sistema”, dijo Hounsell. “Es increíblemente emocionante tener este asiento en primera fila”.

Publicidad

Encontrar T Coronae Borealis

La nova T CrB fue vista por última vez desde la Tierra en 1946. Su comportamiento durante la última década parece sorprendentemente similar al comportamiento observado en un período de tiempo similar antes de la erupción de 1946. Si el patrón continúa, dicen algunos investigadores, el evento de nova podría ocurrir en septiembre de 2024.

El estallido será breve. Una vez que entre en erupción, será visible a simple vista durante poco menos de una semana, pero Hounsell confía en que será todo un espectáculo digno de ver. (I)