Ucrania afirmó el lunes haber atacado una base del grupo paramilitar Wagner, cuyos integrantes están acusados de combatir junto a las tropas rusas, y haber destruido un puente cerca de la ciudad ocupada de Melitopol.

Sergei Sreda, el llamado “reportero de guerra” y propagandista ruso, visitó la sede de Wagner en Ucrania la semana pasada, publicó fotos en Telegram y dijo que los luchadores lo recibieron “como de la familia” y le contaron “historias divertidas”. Pero una foto reveló la ubicación de la base después de que Sreda capturó accidentalmente un letrero con una dirección. Ucrania dice que usó una foto para ubicar la base y atacó con HIMARS, en un ataque confirmado el domingo.

Los HIMARS son misiles de precisión que Estados Unidos suministra a Ucrania y que le han dado a su ejército un nuevo impulso en el campo de batalla.

Según el gobernador de la región de Lugansk, en el este de Ucrania, la base de esta sociedad militar privada en la ciudad de Propasna fue “destruida por un disparo de precisión”. Ello ocurrió el domingo, precisó Serguii Gaidai en Telegram.

Publicidad

Se considera que el grupo Wagner, muy secreto, está vinculado con el oligarca ruso Evgueni Prigoyin, a su vez considerado un allegado del presidente Vladimir Putin. La presencia de sus combatientes ha quedado demostrada estos últimos años en Siria, Libia, Mali y otros países de África.

Las autoridades ucranianas aseguraron además que grupos de sabotaje pro-Kiev lograron hacer estallar un puente ferroviario cerca de Melitopol (región de Zaporiyia, sur), ocupada por el ejército ruso, en un nuevo esfuerzo para perturbar la logística de las tropas de Moscú.

“Un puente ferroviario menos al sudoeste de Melitopol significa una ausencia total de trenes militares desde Crimea”, península anexionada en 2014 por Rusia, y esencial para los abastecimientos del ejército ruso, anunció en Telegram el alcalde de Melitopol Ivan Fedorov. (I)