Un hombre de 20 años fue arrestado por dispararle en la cara a un empleado de McDonald’s afuera de un local en Brooklyn, dejándolo en estado crítico, luego de que se quejara de que su mamá recibió una papas fritas demasiado frías.

El trabajador no identificado, de 23 años, ahora se aferra a la vida en el Hospital Brookdale después de recibir un disparo alrededor de las 7 p.m. del lunes.

El incidente sucedió después de que la madre del presunto tirador comenzó a molestar al trabajador de comida rápida porque sus papas fritas estaban frías. Al mismo tiempo, ella estaba en FaceTime con su hijo, dijo una fuente al New York Post. Poco después, el hijo, que estaba cerca, irrumpió en el McDonald’s de Fulton Street y comenzó a pelear con el empleado.

El agresor está bajo custodia, según el New York Post, aunque aún no se han presentado cargos.

Publicidad

Los compañeros de trabajo del herido describieron al trabajador como un “tipo muy agradable”.

Según los informes, la madre del joven que disparó también le dijo a la policía lo que sucedió y “admitió que llamó a su hijo”, dijo un vendedor que presenció el ataque.

La propietaria de un negocio local le dijo al Post que escuchó un ‘pop’ y ‘pensó que era un petardo’ cuando se disparó el arma. ‘Estaba asustada. Es por eso que no corrí a la escena. No sabes quién está cerca’, dijo al diario. Cuando salió, vio al joven tirado en el suelo. ‘Me siento como si fuese a llorar. ¿Le disparaste a alguien por unas patatas fritas? (I)