Este martes se realizaron las elecciones de la Comunidad Autónoma de Madrid (España), en las que el Partido Popular (derecha-centroderecha) arrasó; y, aunque el partido Unidas Podemos (izquierda-extrema izquierda) aumentó tres escaños (de 7 a 10), su líder Pablo Iglesias anunció que se retiraba de la política y dejaba todos sus cargos.

Iglesias era hasta marzo pasado el vicepresidente segundo de España gracias a la coalición que formaba —en minoría— con el PSOE (centroizquierda) en el Gobierno del presidente Pedro Sánchez. Había abandonado su cargo para concurrir como candidato a estas elecciones, recuerda EFE.

“Cuando uno deja de ser útil, tiene que saber retirarse”, dijo en una rueda de prensa tras conocer los resultados.

En esta añadió que también dejaba la “política entendida como política de partido”.

Iglesias se convirtió en una figura pública de la izquierda en la primera mitad de la década de 2010. Además es un defensor de las ideas y de los líderes de esta tendencia tanto en Europa como Latinoamérica, donde ha sido criticado y apoyado por su cercanía con los presidentes del llamado “socialismo del siglo XXI”.

En tanto, la rotunda ganadora de las elecciones regionales de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (Partido Popular), se afianzó como figura fulgurante de la derecha española y némesis del gobierno de izquierdas de Pedro Sánchez, quien la felicitó en Twitter.

“Las urnas han otorgado a Ayuso un gran resultado y, sobre todo, una gran responsabilidad. Enhorabuena”, escribió el mandatario, quien ha tenido varias disputas con la lideresa madrileña.

De acuerdo con los últimos datos, con más del 99% de los votos escrutados, el Partido Popular tendría 65 escaños de los 136 del parlamento autonómico; le sigue Más Madrid (izquierda), con 24; PSOE, con 24; Vox (derecha clásica-extrema derecha), con 13; y Unidas Podemos, con 10. (I)