El conservador Partido Popular (PP) obtuvo este martes una amplia victoria en las elecciones regionales en Madrid y podría gobernar en solitario con la abstención de la ultraderecha de Vox, según los sondeos de las televisiones públicas española (TVE) y autonómica madrileña (Telemadrid).

Según estas encuestas, el PP obtendría entre 62 y 65 escaños, a cuatro de la mayoría absoluta, más del doble que en las elecciones de 2019, seguido del Partido Socialista (PSOE), que se quedaría con un máximo de 28, nueve menos que en los anteriores comicios, en tanto que la izquierdista Más Madrid podría obtener entre 21 y 24 diputados frente a los 20 que tenía hasta ahora.

Vox podría sumar hasta dos escaños más, hasta los 14 -ahora tiene 12-, mientras que Unidas Podemos, la formación de Pablo Iglesias, repuntaría y sacaría entre 10 y 11 frente a los siete de 2019, en tanto que los liberales Ciudadanos se quedaría fuera del Parlamento madrileño y perdería los 26 diputados que tenía hasta ahora.

De confirmarse estos resultados, Isabel Díaz Ayuso renovaría como presidenta de la región madrileña, mejorando su resultados, tras una campaña electoral basada en su gestión de la pandemia del coronavirus, con medidas mucho más permisivas que el resto de las regiones españolas.

Publicidad

Entre las decisiones más controvertidas de la presidenta autonómica figura el mantenimiento de la actividad hostelera y su oposición al cierre perimetral de la región o los toques de queda prolongados, en contra de las recomendaciones del Gobierno del socialista Pedro Sánchez.

Los colegios electorales madrileños cerraron a las 20.00 horas (18.00 GMT) tras una jornada de votaciones sin incidentes reseñables, pero sí con largas colas para poder llegar hasta las urnas.

La participación de estos comicios se disparó en 11 puntos respecto a los de 2019, a pesar de que se celebraron por primera vez en un día laborable y en medio de fuertes medidas de protección por la pandemia.

Más de cinco millones de ciudadanos estaban llamados a votar en la elecciones en la región, que es el motor económico del país y la tercera con mayor población, unos 6,7 millones de habitantes.

Eslóganes y amenazas

La campaña se desarrolló dentro de una estricta lógica de bloques, con los partidos de la derecha (PP, Vox y los liberales de Ciudadanos) a cara de perro frente al tridente de izquierdas (PSOE, Podemos, y su escisión Más Madrid), refiere AFP.

Los debates sobre problemas concretos como la gestión de la pandemia, la carestía de la vivienda o la inversión en servicios públicos se hicieron oír poco.

En un clima de eslóganes lanzados entre bloques a modo de invectivas (“comunismo o libertad”, “fascismo o democracia”), sacudieron la campaña las amenazas dirigidas a varios líderes políticos, entre ellos Díaz Ayuso y Pablo Iglesias, en forma de sobres con balas dentro.

El sufragio se celebró bajo estrictas medidas sanitarias para minimizar el riesgo de contagio para los electores y el personal electoral. Las autoridades pidieron a las personas con coronavirus o sospechosas de tenerlo que acudieran al colegio electoral a última hora. (I)