NOTICIAS

Publicidad

Soldados rusos torturan a prisioneros ucranianos con bates de béisbol o descargas eléctricas, revela informe

HRW habló con 71 personas de Kherson, Melitopol, Berdyansk, Skadovsk y otras 10 ciudades y pueblos de las regiones de Kherson y Zaporizhzhia.

Dos hombres retiran el cuerpo de una víctima en una parada de autobús tras un ataque con cohetes rusos en Kharkiv, Ucrania, el 20 de julio de 2022. EFE Foto: SERGEY KOZLOV

Publicidad

Las fuerzas rusas han torturado, detenido ilegalmente y sometido a desaparición forzada a civiles en las áreas ocupadas de las regiones de Kherson y Zaporizhzhia, señaló Human Rights Watch (HRW) en un informe. Las fuerzas rusas también han torturado a prisioneros de guerra recluidos allí.

HRW habló con 71 personas de Kherson, Melitopol, Berdyansk, Skadovsk y otras 10 ciudades y pueblos de las regiones de Kherson y Zaporizhzhia.

Describieron 42 casos en los que las fuerzas de ocupación rusas hicieron desaparecer por la fuerza a civiles o los retuvieron arbitrariamente, en algunos casos en régimen de incomunicación, y torturaron a muchos de ellos.

Publicidad

El observatorio de derechos humanos también documentó la tortura de tres miembros de las Fuerzas de Defensa Territorial que eran prisioneros de guerra. Dos de ellos murieron. El propósito del abuso parece ser obtener información e infundir miedo para que la gente acepte la ocupación, ya que Rusia busca afirmar la soberanía sobre el territorio ocupado en violación del derecho internacional, señaló HRW.

Las personas entrevistadas describieron haber sido torturadas o haber presenciado torturas mediante palizas prolongadas y, en algunos casos, descargas eléctricas.

Describieron lesiones que incluyen costillas rotas y otros huesos y dientes, quemaduras graves, conmociones cerebrales, vasos sanguíneos rotos en el ojo, cortes y hematomas.

Publicidad

Un organizador de protestas anteriormente detenido, que solicitó el anonimato, dijo que las fuerzas rusas lo golpearon con un bate de béisbol mientras estaba detenido. Otro manifestante estuvo hospitalizado durante un mes por lesiones causadas por palizas bajo custodia. Un tercero dijo que después de siete días de detención “apenas podía caminar” y tenía las costillas rotas y la rótula rota.

La esposa de un hombre que las fuerzas rusas detuvieron durante cuatro días, luego de un registro domiciliario a principios de julio, dijo que sus captores golpearon a su esposo con una barra de metal, le aplicaron descargas eléctricas, le hirieron el hombro y le provocaron una conmoción cerebral.

Publicidad

Al describir el miedo generalizado, un periodista en Kherson dijo: “No sabes cuándo vendrán por ti y cuándo te dejarán ir”.

Los ex detenidos describieron que les vendaron los ojos y los esposaron durante toda su detención y que los retuvieron con muy poca comida y agua y sin asistencia médica.

El personal ruso transfirió por la fuerza al menos a un civil detenido a la Crimea ocupada por los rusos, donde se vio obligado a realizar “trabajos correctivos”.

En varios casos, las fuerzas rusas liberaron a los detenidos solo después de que firmaron una declaración en la que prometían “cooperar” con las autoridades o grabaron un video en el que exhortaban a otros a cooperar, detalla el informe.

Publicidad

En todos los casos de detención excepto en uno, las fuerzas rusas no dijeron a las familias dónde estaban detenidos sus seres queridos, y la oficina del comandante militar ruso no proporcionó información a las familias que la buscaban. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad