El sismo de magnitud 6,8 que sacudió Marruecos en la noche del viernes provocó al menos 296 muertos y 153 heridos, según un balance provisional publicado por el Ministerio de Interior.

Según un balance provisional, este sismo provocó la muerte de 296 personas en las provincias y municipios de Al Hauz, Marrakech, Uarzazat, Azilal, Chichaoua y Tarudant”, dijo el ministerio en un comunicado. Otras 153 personas resultaron heridas y están hospitalizadas, según la misma fuente.

Videos publicados en redes sociales y los relatos de los supervivientes evocan desperfectos en la turística ciudad y escenas de pánico entre la población, que salió corriendo de las casas buscando la protección del cielo abierto.

Publicidad

El Servicio Geológico de Estados Unidos indicó que el terremoto fue de magnitud 6,8 y se produjo a una profundidad de 18,5 kilómetros, con su epicentro 71 kilómetros al suroeste de Marrakech.

En tanto que el Centro Nacional para la Investigación Científica y Técnica, con sede en Rabat, dijo que el sismo fue de magnitud 7 y tuvo su epicentro en la provincia de Al Hauz, cercana a Marrakech.

Los medios marroquíes aseguran que es el sismo más potente en golpear hasta ahora este reino en el norte de África.

Publicidad

En una localidad de la provincia de Al Hauz, una familia quedó atrapada entre los escombros después del hundimiento de su casa, según los medios.

Citando fuentes médicas, la web informativa Médias24 dijo que se había producido “una afluencia masiva” de heridos en los hospitales de Marrakech.

Publicidad

La sacudida también pudo sentirse en ciudades costeras como la capital Rabat, Casablanca o Esauira.

Videos grabados en Marrakech muestran a los habitantes saliendo despavoridos de los edificios en medio de la sacudida, escombros que se desprenden de los inmuebles hacia estrechos callejones y vehículos cubiertos de piedras.

En uno de ellos se ve un minarete derrumbado sobre la célebre plaza Yamaa el Fna, el corazón de Marrakech, provocando dos heridos.

“Gritos y lloros”

“Sobre las 23:00, sentimos una sacudida muy violenta, me di cuenta de que era un terremoto. Veía los edificios que se movían. No tenemos los reflejos de este tipo de situación. Después salí y había mucha gente fuera”, explicó Abdelhak el Amrani, un habitante de 33 años de Marrakech, por teléfono a la AFP.

Publicidad

“La gente estaba conmocionada y en pánico. Los niños lloraban, los padres estaban desamparados”, dijo Amrani, quien reportó una caída de la electricidad y la conexión telefónica durante 10 minutos.

Fayssal Badour, de 58 años, conducía de regreso a su casa cuando se produjo el terremoto. “Me detuve y me di cuenta de la catástrofe. Era muy grave (...) Los gritos y los lloros eran insoportables”, relató.

“No hay mucho daño, más pánico”, dijo un residente de Esauira, a 200 km de Marrakech, por teléfono a la AFP. “La gente está en las plazas, en los cafés, prefiere dormir al descubierto”, agregó.

El sismo también se notó en varias provincias del oeste de Argelia, el país vecino, pero su departamento de defensa civil descartó daños o víctimas.

Marruecos experimenta terremotos con frecuencia en su región septentrional debido a su posición entre las placas africana y euroasiática.

En 2004, al menos 628 personas murieron y 926 resultaron heridas cuando un terremoto golpeó Alhucemas, al noreste del país.

En 1980, el terremoto en El Asnam de magnitud 7,3 en la vecina Argelia fue uno de los sismos más destructivos de la historia contemporánea. Dejó un saldo de 2.500 fallecidos y al menos 300.000 personas sin hogar. (I)