Han pasado ya cinco años desde la primera vez que se reportaron los casos del llamado síndrome de La Habana por parte de diplomáticos estadounidenses en Cuba y estos en vez de convertirse en un hecho aislado han sido más los países que han registrado afectaciones.

En los últimos días el diario Wall Street Journal dio a conocer los primeros correos sobre incidentes de salud anómalos en personal de la Embajada estadounidense en Bogotá.

El síndrome de La Habana no tiene aún un origen identificado, pero se conoce que ocasiona síntomas similares a los de lesiones cerebrales, mareos, dolores de cabeza, fatiga y falta de capacidad de concentración.

Personal de la embajada de EE. UU. en Bogotá también sufre ‘síndrome de La Habana’

Expertos han apuntado que se podría haber usado energía de radiofrecuencia contra los diplomáticos para perpetrarlos.

Además de Cuba, se han reportado afectados por el síndrome en China, Alemania, Austria, Taiwán, Washington, Vietnam e India. El Gobierno cubano rechazó las versiones de Washington sobre los presuntos ataques y señaló que nunca presentó pruebas.

El presidente estadounidense, Joe Biden, firmó el pasado viernes una ley que proporciona ayuda financiera a las víctimas de estas misteriosas afecciones.

La denominada Ley de La Habana ofrece una compensación económica a los miembros del Departamento de Estado y de la CIA que sufran lesiones cerebrales, que los funcionarios estadounidenses sospechan que pueden ser ataques de microondas dirigidos.

Más de 200 diplomáticos estadounidenses destinados a diferentes países han padecido síntomas del llamado síndrome de La Habana, de acuerdo con el citado diario. (I)