La falta de gasóleo en Argentina se ha agravado y extendido a casi la totalidad del país, afectando varias actividades económicas, fundamentalmente el transporte de carga, advirtieron este lunes fuentes empresariales.

Según datos difundidos este lunes por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), entre el 15 de junio y el sábado último, 23 de los 24 distritos en los que se divide el país han presentado problemas de abastecimiento de gasoil, como se denomina en Argentina al gasóleo, un combustible muy utilizado para la maquinaria agrícola, los camiones y los ómnibus de pasajeros.

El “mapa de abastecimiento” creado por la entidad empresarial muestra que la sureña provincia de Tierra del Fuego fue el único distrito de Argentina en el que los transportistas de carga no tuvieron inconvenientes para cargar combustible diésel.

La falta de gasóleo se viene registrando desde abril último, cuando los productores rurales denunciaron que no tenían suficiente combustible para levantar sus cosechas y luego transportarlas a los sitios de acopio y los puertos de exportación.

Publicidad

Pero la escasez se ha agudizado y extendido por todo el país.

Según el “mapa de abastecimiento” actual, hay 16 distritos -incluyendo las cuatro provincias más pobladas del país y la ciudad de Buenos Aires- señaladas en “rojo”, donde hay muy bajo o nulo suministro en las estaciones de servicio.

En otras cuatro provincias “en naranja” el promedio de suministro es de 20 litros por vehículo debido a la imposición de cupos, cuando un camión necesita entre 35 y 40 litros para recorrer 100 kilómetros -una distancia corta dada la enorme extensión del país-.

Junto a la escasez y una fuerte subida en los precios del poco combustible disponible, se dan demoras que afectan la operación del transporte de carga.

Publicidad

Los meses de cosecha y envío a puerto de los granos son tradicionalmente de subida de la demanda de gasóleo en Argentina, que normalmente debe incrementar las importaciones de este combustible en este período.

Pero esta vez, el país afronta un escenario de falta de divisas y precios internacionales de los energéticos excepcionalmente altos.

No obstante, y en medio de los crecientes reclamos de agricultores, industriales y transportistas, el Gobierno ha prometido incrementar las importaciones de gasóleo para normalizar el abastecimiento. (I)