Las fuerzas ucranianas rodearon este sábado la ciudad oriental de Lyman, en Donetsk, en una contraofensiva que ha humillado al Kremlin. Imágenes en redes sociales mostraban a soldados riendo mientras izan una bandera ucraniana e esta localidad un día después de la anexión declarada por Vladimir Putin.

“Desplegamos nuestra bandera nacional y la colocamos en nuestro territorio. Lyman siempre formará parte de Ucrania”, afirma sonriente uno de los dos militares.

Las propias agencias de noticias rusas Tass y RIA anunciaron que las tropas huyeron de Lyman, citando al Ministerio de Defensa ruso.

Publicidad

Las fuerzas ucranianas cruzaron el río Oskil en una contraofensiva que dio esperanzas a la nación atacada desde febrero por los rusos y permitió a Kiev retomar franjas de territorio. La ciudad de Lyman ha sido un sitio importante en la primera línea rusa tanto para las comunicaciones terrestres como para la logística.

Por su parte, el ejército ruso dijo que se retiraba de la localidad. “Amenazados con el cerco, las tropas aliadas se retiraron de Lyman a líneas más favorables”, dijo el ministerio de Defensa ruso en un comunicado.

Por la mañana, Kiev había informado que sus tropas habían “rodeado” a varios miles de soldados rusos en la ciudad.

Según un portavoz militar, “entre 5.000 y 5.500 rusos” estaban atrincherados dentro y cerca de Lyman.

Publicidad

Reaccionando a la retirada rusa de la ciudad, el dirigente de la república rusa de Chechenia, Ramzán Kadírov, instó a Moscú a utilizar “armas nucleares de baja potencia”, y tomar decisiones sin tener en cuenta “a la comunidad occidental-americana”.

Tras la anexión oficial el viernes de cuatro regiones ucranianas por parte de Rusia, Ucrania anunció que recurrirá a la Corte Internacional de Justicia (CIJ), “exhortándola a que se ocupe de este caso lo más rápido posible”.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, indicó asimismo que iba a “firmar la candidatura de Ucrania con vistas a una adhesión acelerada a la OTAN”, decisión apoyada por Estados Unidos y Canadá.

El viernes por la noche, el presidente ruso, Vladimir Putin, cerró una jornada de ceremonias tras la anexión de cuatro territorios ucranianos: las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk, y las ocupadas por las tropas rusas (Zaporiyia y Jersón). (I)

Publicidad