EE. UU. es uno de los destinos preferidos por los ecuatorianos, quienes necesariamente deben tener una visa para poder visitar esa nación. Millones de personas alrededor del mundo solicitan el visado más común, de turismo y negocios (categorías B1 y B2), pero no todas son beneficiadas.

Existen varias razones por las que podrían negarle la visa a Estados Unidos; incluso, si ya la tiene, podrían revocársela. La decisión sobre si se otorga o no la visa recae en el oficial consular que entrevista al solicitante en la embajada o el consulado.

El oficial consular cuestionará al solicitante sobre los planes de viaje, pero también revisa los datos personales, económicos y de trabajo proporcionados en el formulario DS-160. Tras compararlos, decidirá si concede o rechaza la solicitud.

Las visas no inmigrantes -como la B1/B2- pueden ser rechazadas porque el solicitante es inelegible o inadmisible. La causa más común para no ser elegible es no demostrar lazos económicos, sociales y familiares fuertes en el país de residencia. Las causas de inadmisibilidad pueden llevar aparejado un castigo.

Publicidad

Rechazo bajo la Sección 221(g)

Una negación bajo la Sección 221(g) significa que falta información esencial en una solicitud o que una solicitud requiere proceso administrativo adicional. El oficial consular que lo entreviste le indicará al final de su entrevista si el proceso de su visa está siendo negado bajo la Sección 221(g). El oficial le dirá si su caso debe someterse a un proceso administrativo o le pedirá que presente información adicional.

Si se requiere información adicional, el oficial consular le dirá cómo enviar dicha información. Cuando su solicitud de visa es rechazada bajo la sección 221(g), usted recibirá una carta notificándole que su visa ha sido rechazada y de ser necesario incluirá una solicitud de documentos.

Rechazo bajo la sección 214 (b)

Publicidad

Puede ser rechazado bajo la sección 214 (b) si una visa de turista no es la correcta para su plan de viaje, si no demostró que usaría la visa correctamente o si no demostró que tiene vínculos fuertes en su país de origen. Esta última razón depende de su situación actual y no hay un criterio único que deba presentar para demostrar lazos fuertes. Algunos factores importantes que normalmente se consideran son su trabajo, sus estudios y su situación familiar.

Cuando solicita una visa de turista debe demostrar que sus intenciones son solo ir de paseo, que no participará en actividades de trabajo remuneradas para las cuales no está autorizado en los Estados Unidos y que regresará al país luego de su estadía.

En este caso el solicitante puede volver a aplicar, pero deberá generar una nueva solicitud y volver a pagar la tarifa de aplicación de $ 160, arancel que no es reembolsable más allá de que se le haya otorgado o no la visa.

No hay un tiempo específico de espera para que una persona a la que se le ha negado la visa vuelva a intentar. Lo ideal es que tramite su nueva solicitud una vez que la circunstancia que provocó su negación haya cambiado, ya que si esto no ocurre, la nueva solicitud volverá a ser rechazada.

En todo caso, hay que tener en claro que la visa no significa que tenga vía libre para pisar suelo estadounidense, ya que el oficial de inmigración en el puerto de entrada es quien decide si finalmente le permite ingresar y cuánto tiempo puede permanecer. (I)