El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, deberá indemnizar a la periodista Patricia Campos Mello, del diario Folha de Sao Paulo, por haberla ofendido con descalificaciones de tinte machista y sexual, informó este sábado el propio periódico.

La decisión fue dictada por la jueza Inah de Lemos e Silva, de un tribunal de Sao Paulo, quien estableció el valor de la indemnización en 20.000 reales (unos 3.700 dólares) y además ordenó que Bolsonaro pague los costos procesales y los honorarios de los abogados.

Campos Mello, que entre muchos galardones ostenta el Premio de Periodismo Rey de España 2018, fue objeto de esas ofensas tras un reportaje sobre la difusión en masa de informaciones falsas en las elecciones de 2018, que ganó el ultraderechista Bolsonaro.

El asunto fue investigado por una comisión parlamentaria y Hans River, exempleado de una de las empresas supuestamente responsables de las “fake news” en favor de Bolsonaro, acusó a la periodista de intentar “seducirle” y ofrecerle “sexo” a cambio de información.

Folha de Sao Paulo desmintió esa acusación y publicó todos los mensajes intercambiados por la periodista con River, los que, por el contrario, sugerían que el propio informante llegó a proponer una mayor intimidad, lo que fue rechazado de plano por Campos Mello.

Ciudades apagan luces de monumentos, plazas y edificaciones para recordar la Hora del Planeta

Aún así, el mandatario arremetió contra la reportera y en una declaración ante unos seguidores, a las puertas de su residencia oficial, dijo que “ella quería un ‘furo’ a toda costa”, y uso así una palabra que en español significa hueco o agujero y en la jerga del periodismo brasileño supone primicia.

“Quería dar el ‘furo’ a cualquier precio contra mí”, añadió en tono de burla el mandatario, dándole a esa expresión un giro vulgar que alude a ofrecimientos sexuales.

Tras esas declaraciones, Campos Mello fue objeto de un masivo ataque en las redes sociales, en el que incluso llegó a participar el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del mandatario, quien se hizo eco de decenas de mensajes machistas contra la reportera.

El presidente Bolsonaro, quien casi a diario descalifica a los periodistas y a los medios de comunicación tradicionales, no se ha pronunciado sobre el asunto, que según la dictaminó la jueza supuso un “ataque al honor de una mujer, a la que se le causó un daño moral que debe ser reparado”. (I)