Un nuevo proyecto de ley emitido por la Cámara de Representantes de Chile ha sido el causante de una ola de polémicas por el uso del término “personas menstruantes” en vez de la palabra “mujer”.

Este proyecto, que busca garantizar los derechos y reconocer la dignidad de las “personas menstruantes”, también trata de incluir y visibilizar a las personas ‘queer’, que no se identifican con el género femenino o masculino pero siguen pasando por el proceso biológico de la menstruación.

La propuesta de ley señala que “el Estado reconoce que las personas con capacidad para menstruar son titulares del derecho a una gestión menstrual libre y digna” y que se “debe apoyar, favorecer y promover políticas públicas que generen su adecuado ejercicio”.

Además, estipula que está entre las “obligaciones estatales fomentar una buena salud y gestión menstrual. Junto a esto, facilitar el derecho al acceso a productos de gestión menstrual sometidos a un control de calidad para garantizar su seguridad”.

Publicidad

Las diputadas Mercedes Bulnes, Lorena Pizarro, Marisela Santibáñez, Erika Olivera, Daniela Serrano y Carolina Tello estuvieron a favor del proyecto y argumentaron que el uso del lenguaje inclusivo fue adecuado porque “incluye a cualquier persona que esté en situación de menstruar”.

“Solicitaron mantener respeto por las personas transgénero o no binarias que también menstrúan. De igual modo, reconocieron en este proyecto un sentido de humanidad y respeto de la diversidad” agregó un comunicado.

Entre los legisladores que expresaron su rechazo por la propuesta, están Cristóbal Urruticoechea, Gloria Naveillan, Cristián Araya, Luis Sánchez, Johannes Kaiser, Roberto Arroyo y Sergio Bobadilla. Varios se han manifestado en redes sociales.

Otra parte del comunicado añade que “se criticó que no se reconozca y nombre la mujer en el articulado del proyecto. Señalaron que, para avanzar en la protección integral de las mujeres, resulta fundamental su reconocimiento explícito en esta ley. De modo contrario, estimaron, se respalda el ‘neolenguaje queer’. (I)