La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice estar en alerta y preocupada por la situación epidémica en América del Sur, alertando de que los brotes que ya azotan a la región están empeorando de nuevo.

El director de la OMS para situaciones de emergencia, Michael Ryan, afirmó que ocho de los diez países con mayores tasas de mortalidad por COVID-19 en las últimas semanas se ubican en las Américas, aunque sin especificar cuáles son.

Según las autoridades de Perú, el país registra la tasa de mortalidad más alta a nivel mundial. La nación, que este domingo debe acudir a las urnas para la segunda vuelta presidencial, reporta 551 fallecidos por cada 100.000 habitantes, superando así la tasa de países como Hungría y República Checa, que a principios de mayo encabezaban el ranking mundial, con unas tasas de 304 y 283 decesos por cada 100.000 habitantes, respectivamente.

El epidemiólogo Mateo Prochazka, parte de los investigadores gubernamentales, ha explicado que seguramente haya otros países que también tendrían que actualizar su cifra de decesos y asegura que pese a la revisión de casos, la cifra aún no refleja el total de muertes en el país, registró El País.

Publicidad

“No hemos logrado disminuir la transferencia del virus ni tener hospitales equipados de camas de cuidados intensivos o con lo necesario para la atención de la enfermedad. No ha habido suficiente ciencia para atender a las personas. Es el legado de no haber invertido en ciencia”, dice el experto.

“La situación en Sudamérica ahora mismo sigue siendo un motivo de gran preocupación... América del Sur estaba en una situación realmente difícil hace tan solo un par de meses y, de nuevo, la situación está empezando a virar en la mala dirección”, advirtió Ryan.

“La transmisión de la enfermedad es intensa, la transmisión comunitaria está extendida y los sistemas sanitarios continúan bajo presión”, añadió, afirmando que todos esos factores se están viendo “reflejados en las tasas de mortalidad”.

Varios países del continente se han visto muy golpeados por la pandemia. Según el sitio web Our World in Data, otros países de la región que registran cifras altas de mortalidad son Uruguay con 217 muertes por millón de habitantes, Paraguay con 208, Argentina con 153, Trinidad y Tobago con 138, Colombia, que sigue inmersa en el estallido social, con 137 y Brasil con un promedio de 123, registró CNN.

En tanto, la OPS, oficina de las Américas de la OMS, alertó en esta jornada sobre un “fuerte aumento” de casos y muertes por COVID-19 en Haití e instó a aumentar la ayuda internacional para detener la propagación del virus.

“Hoy me preocupa especialmente la situación en Haití, donde las fuentes informan de un fuerte aumento de casos, hospitalizaciones y muertes en las últimas semanas”, señaló Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Publicidad

“Hacemos un llamado a los socios y organizaciones que trabajan en Haití para que refuercen urgentemente la respuesta al COVID-19”, dijo Etienne y agregó que “el país necesitará capacidad sanitaria adicional, así como apoyo para adoptar las medidas preventivas necesarias para frenar la transmisión”.

En Haití, el país más pobre de las Américas, más de 40 personas que dieron positivo por COVID-19 en los últimos diez días han muerto en hospitales, según AFP.

Tras la detección de las variantes alfa y gamma (identificadas, respectivamente, por primera vez en Reino Unido en diciembre de 2020 y en Brasil en enero de 2021), el Gobierno haitiano declaró el 24 de mayo un primer estado de emergencia sanitaria por ocho días, prorrogado este martes por otras dos semanas ante el aumento de los contagios.

Por otro lado, la OPS notificó también que en los cinco primeros meses de 2021 casi se ha duplicado el número de casos y muertes por coronavirus en el continente americano, arrojando un jarro de agua fría a las esperanzas regionales de disminuir ambas estadísticas.

Etienne destacó que, tras semanas de estancamiento e incluso de disminución de las cifras, y con la excepción de los tres países de América del Norte, las infecciones por COVID-19 vuelven a aumentar en todas las subregiones.

En Centroamérica se registra el mayor número de muertes hasta la fecha y actualmente un tercio de los pacientes hospitalizados están en las unidades de cuidados intensivos. Mientras tanto, las infecciones por COVID se están acelerando en Panamá, Belice y El Salvador, donde los nuevos casos se han duplicado en los últimos siete días”, advirtió.

En relación con el cono sur, explicó que en Colombia se registra la mayor tasa de infecciones de Sudamérica, donde los nuevos casos casi se han triplicado en algunas regiones, y que en Brasil también se observa un aumento de los nuevos contagios y de las hospitalizaciones.

“Esta tendencia es especialmente grave en algunos estados del noreste, en los que los hospitales superan el 90% de su capacidad. Uruguay, Argentina y Chile también están en alerta, ya que siguen informando de un aumento de los casos”, agregó.

Ante esta situación, Etienne destacó la necesidad de tratar de conseguir más dosis en todos los países de América.

“Estamos muy lejos de este objetivo, especialmente en el caso de los países de bajos ingresos, que todavía tienen dificultades para proteger a los profesionales de la salud y a los más vulnerables. Covax ya ha entregado unos 17,6 millones de dosis en nuestra región, pero los avances no van a la par de la pandemia”. (I)