De acuerdo con la oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa, los test PCR y de antígenos son necesarios en ciertos casos en los centros escolares para evitar recurrir otra vez a la enseñanza a distancia.

“Los meses de verano representan para los Gobiernos una ocasión ideal para poner en práctica un conjunto de medidas que contribuirán a reducir las tasas de contagio y evitar recurrir al cierre de las escuelas”, dijo Hans Kluge, director para Europa de la OMS.

En un comunicado conjunto con la Unesco y Unicef, el responsable consideró que el cierre de las escuelas tuvo “un efecto nefasto en la educación y el bienestar social y mental de nuestros niños y jóvenes”.

Según las nuevas recomendaciones publicadas el viernes, las pruebas “deberían ser realizadas en prioridad a niños que tengan síntomas” de COVID-19 y que pertenecen a un grupo de riesgo.

Sin embargo, las pruebas de contagio “también deben ser contempladas” en caso de infección para los casos de contacto asintomáticos.

“En cambio, los test no son recomendables cuando ningún caso ha sido detectado en la escuela”, precisó la OMS.

“No podemos permitir que la pandemia prive a los niños de su educación y su desarrollo”, abundó Kluge, que en varias ocasiones ha pedido a los Gobiernos de los 53 territorios que conforman la región Europa de la OMS que luchen para evitar que los estudiantes pierdan sus vínculos con la escuela debido a la enseñanza a distancia.

Para las instituciones de la ONU, el cierre de los centros escolares solo debería plantearse en último recurso si se produce “una explosión de casos o la transmisión en la comunidad no puede controlarse con otra medida”. (I)